Banner

Mario Rivas Hernández

Dan nuevo nombramiento


a Ernesto de Lucas

UN AMIGO MUY ENTRAÑABLE me dijo, alguna vez, hace años, que en el mundo no había nada tan hermoso como la palabra escrita.

Eran mis tiempos de proyectos iluminados por la quimera de juventud y poco caso hice de aquellas palabras.

Pero andando el tiempo recordé a mi amigo y entendí el significado de su reflexión.

En efecto: nada tan bello ni tan conmovedor como la palabra escrita cuando ésta se orienta hacia los aspectos más positivos de la vida.

VIENE A CUENTO LO ANTERIOR a propósito de un libro que recién terminé de leer.

No tiene ni cien páginas y muchas de ellas están dedicadas a fotografías.

Pero el texto y las gráficas se complementan. Dicho de otro modo: no tendría sentido una cosa sin la otra.

Palabra.

El librito se titula: "Un día con el General Obregón", un solo día, en que describe la entrada del General a la Ciudad de México.

El día: 15 de agosto de 1914.

Inicia así: "En la madrugada del 15 de agosto de 1914, la neblina le dio a la Ciudad de México el alivio de olvidar todas las pesadillas, anunciándole al mismo tiempo y con demasiada anticipación la cruzada del invierno. Las recuas de mulas de los leñadores entraban resignadamente a la ciudad por los campos de la Verónica y los carromatos lecheros iniciaban su recorrido cotidiano. Muchas calles del centro se encontraban inundadas por los aguaceros de los últimos días, pero la capital, ya sin dueño, disfrazaba su descuido con la expectativa y la curiosidad".

Este texto está acompañado de una foto inmortal: es el cruce de calles donde la estatua del "caballito" luce desolada sobre su pedestal, rodeado de una valla metálica alumbrada por cuatro faroles.

Sobre el encementado, un solitario individuo parece esperar a alguien o a algo, enfundado en su gabardina y tocado con un sombrero oscuro de fieltro, muy de moda en la época.

"El Caballito" se yergue en el mero centro del cruce de calles. Éstas, parecen abrazadas por nieve que en realidad es granizo triturado por el ir y venir de los carruajes y los cascos de los caballos.

Al fondo, el edificio original de la Lotería Nacional para la Beneficencia Pública (Con el tiempo se le cambió lo de beneficencia por asistencia).

JORGE AGUILAR MORA, el autor de este librito tan interesante, recrea de esta manera, con la belleza de la palabra escrita, aquellas primeras horas del 15 de agosto de 1914, en la Ciudad de México, y concretamente, en el cruce de calles donde se levantaba el edificio de la Lotería Nacional y la estatua de Carlos V.

Seguramente ninguno de los adultos que poblaban la Ciudad de México hace 99 años, existe ya.

De hecho, es poco probable que algún niño de la época sobreviva a casi un siglo de distancia.

Pero la palabra escrita y una foto fueron capaces de rescatar de las penumbras del pasado una escena vívida de lo que era la Ciudad de México en la madrugada del 15 de agosto de 1914: "Los rumores iban de puerta en puerta, entraban a los comercios cuando se atrevían a abrir una de sus puertas, corrían como el agua de lluvia por las cunetas. Y cuando versiones contradictorias se detenían en la misma esquina, alguien desde un balcón intentaba resolver la duda: "?Entrarán por Peralvillo. Vienen de la Villa de Guadalupe!".

Ese día, 15 de agosto de 1914, ÁLVARO OBREGÓN entraba triunfante a la capital de la República, llevando la representación del Jefe Constitucionalista VENUSTIANO CARRANZA.

La palabra escrita de Jorge Aguilar Mora volvió a darle vida a los personajes más notables de aquella fecha.

No sólo el general Obregón. También a LUCIO BLANCO. Y a los Yaquis que acompañaban a la tropa obregonista, siempre ellos presentes pero nunca incondicionales a nadie.

Ni a PORFIRIO DÍAZ, NI a FRANCISCO I. MADERO, Ni a PANCHO VILLA, Ni a OBREGÓN, Ni a Carranza.

Ni siquiera a uno de los suyos, como ADOLFO DE LA HUERTA.

Pero aquella mañana del 15 de agosto de 1914, los Yaquis iban en el contingente obregonista.

El invierno se había anticipado, rescata Aguilar Mora. La víspera y desde varios días antes, había llovido a cántaros sobre la capital.

Los capitalinos no habían visto la suya desde la decena trágica. Pero en particular en esos días de agosto de 1914, la situación había sido azarosa. Los gobiernos de la Convención de Aguascalientes se habían ido.

Es decir, que esa madrugada la ciudad había amanecido sin dueño, sin presidente, pues.

Ese día fue el día de Álvaro Obregón, antes de alcanzar el clímax de su gloria como político, en diciembre de 1920.

Por eso, atinadamente, el autor titula al librito "Un día en la vida del General Obregón".

Como para preguntarse: ?Qué sería de nuestros recuerdos sin la palabra escrita? ?Qué de nuestras vidas?

En fin.



DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

Y ACÁ, EN CAJEME, AYER tuve el gusto grande de recibir en mi refugio de trabajo al equipo del portal digital Vanguardia, el C.P.C. JOE (Leovigildo) GUERRA BELTRÁN, su primogénito LUIS ENRIQUE GUERRA FOURCADE y el colaborador de ambos, DANIEL LEÓN...

?Motivos de la visita?...

Las puras ganas de refrescar afectos y cruzar opiniones sobre el quehacer cotidiano de este País, pero principalmente, de nuestra región...

A PROPÓSITO DE ENCUENTROS decembrinos, la otra tarde los representantes del cenecismo en la región del Mayo se reunieron con su líder estatal, TRINIDAD SÁNCHEZ LEYVA, en algún lugar de la hermosa Perla del Mayo...

O sea, Navojoa...

Fue una posada al estilo sonorense lo que no fue óbice para que Trini tomara el micrófono y se pronunciara por una ley que permita que los ayuntamientos queden blindados contra los amparos que algunos rentistas particulares interponen para no pagar el impuesto del 2% por concepto del predial ejidal...

Se trata de un conflicto viejo cuya ambigüedad jurídica ha sido motivo de escandalosos abusos legales contra inocentes, que tal fue el caso del ex-alcalde de Etchojoa, JOSÉ GILBERTO ALMADA...

Por cierto, en esta convivencia los campiranos contaron con la presencia de las autoridades municipales, así como compañeros de Huatabampo y de Etchojoa...

MIENTRAS TANTO, EL PARO de labores en el sistema COBACH de Sonora, quedó desactivado ayer mismo, tras de llegar a un acuerdo entre el Sindicato y las autoridades estatales...

Según información obtenida por el columnista, el Gobierno se habría comprometido a pagarle al Sindicato alrededor de 70 millones de pesos que le adeuda desde hace tiempo, así como ponerse al corriente con el pago de nómina...

El caso es que, finalmente, la sangre no llegó al río...

Y VOLVIENDO A LA VIDA citadina de Ciudad Obregón, en la sección Seguridad de TRIBUNA de ayer, una fotografía me llamó la atención: la gráfica fue tomada por EMMANUEL MORALES en un céntrico crucero de la Ciudad, por donde decenas de transeúntes cruzan en forma anárquica, sin respetar al semáforo vial...

Desde luego, lo primero que a uno se le ocurre sugerir, es que se asignen elementos de Tránsito para que pongan orden en el primer cuadro...

Sin embargo, esta medida no funciona... nunca ha funcionado...

Las estadísticas muestran que Ciudad Obregón es la ciudad más inculta en lo que a disciplina vial se refiere...

En otros tiempos, las autoridades municipales intentaron crear conciencia entre los peatones de la importancia de respetar la vialidad en el primer cuadro...

De hecho, hace varias décadas --ojalá Pepe Escobar me auxilie en lo de las fechas-- hubo un elemento de Tránsito de apellido Palafox, que encabezó una cruzada de educación vial en el primer cuadro...

Personalmente, micrófono en mano, señalaba a los ciudadanos que no cumplían con esta disciplina... les llamaba la atención, ya fuese a través del micrófono o con un megáfono...

"--?Esa señora que cruzó la calle en rojo, devuélvase o será multada!...", regañaba

La señora en cuestión, avergonzada, se regresaba a su esquina y esperaba la señal en verde...

Eran jornadas intensas, ininterrumpidas durante semanas, pero apenas Palafox y su equipo --que no era numeroso ni mucho menos--, se retiraba, la gente volvía a las andadas...

Lo cierto es que hay una cultura ancestral que nos ha hecho ser taimados ante los intentos del Gobierno por meter disciplina en la vida citadina, de tal modo que la ciudadanía responde positivamente cuando hay la amenaza de un castigo pero cuando esta desaparece regresa con más furor a hacer de las suyas...

Lo peor es que ser anárquico no es una cuestión de géneros...

Con decirle que a veces las mujeres actúan con mayor desenfado...

Pero, bueno, así somos...

Y A TODO ESTO, ALGUNOS priístas de Cajeme me preguntaban si yo tenía información sobre una posada que organizaría el PRI estatal y su líder ALFONSO ELÍAS SERRANO en Ciudad Obregón...

Les he dicho que no sé nada de nada pero que personalmente no creía que esto pudiera ser así, pues para eso está el Comité Municipal que encabeza GABRIEL BALDENEBRO PATRÓN...

Que por cierto creo que ya hizo su posada...

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, recibí una invitación de JOSÉ LUIS PRECIADO TORRES para su convivio y misa de acción de gracias, por sus 80 años de edad...

José Luis fue parte notable de una época de Cajeme. Por muchos años, estuvo a la cabeza del gremio de los restauranteros de Ciudad Obregón y sus "Yaquis de Oro" fueron muy cotizados en su momento...

No hace mucho que me preguntaban por él algunos cajemenses que le recuerdan con afecto de aquellos tiempos, cuando a su merendero acudían las figuras más renombradas del espectáculo en México...

Y también políticos de primera línea, como PORFIRIO MUÑOZ LEDO, SAMUEL OCAÑA GARCÍA, ALBERTO JUÁREZ BLANCAS, entre tantos otros...

?Larga vida para ti, querido José Luis!...

Y AL CIERRE DE ESTOS RUMBOS, llega el comunicado de la SRE: el sonorense ERNESTO DE LUCAS HOPKINS, es nombrado director del Instituto de Mexicanos en el Exterior, dependiente de esa Secretaría...

Sustituye en el cargo, a ARNULFO VALDIVIA MACHUCA, que ha sido designado embajador en Colombia...

?Felicidades, Pato!...

Es todo.

Le abrazo.