Banner

Vuelven a saturarse las calles y banquetas del primer cuadro de la ciudad


Por Rachel García Vega
TRIBUNA
Un año más y las banquetas del primer cuadro de la ciudad volvieron a saturarse de vendedores ambulantes, a pesar de que el Ayuntamiento de Cajeme había hecho el compromiso de que fuera el Consejo de Comercio y Oficios en la Vía Pública quienes decidieran si se otorgaban o no permisos.
Este año tampoco fue posible que se registraran avances en relación al proyecto de "Reordenamiento del Centro", "desafortunadamente, no se dieron avances significativos para hacer del primer cuadro de la ciudad un espacio organizado y atractivo para la comunidad y para quienes visitan ese sector", expresó Gustavo Cárdenas García.
A lo largo del año se realizaron sesiones en las que se tomaron acuerdos, pero algunos de ellos no se concretaron, como es el caso de la expedición de permisos a vendedores ambulantes, pues se acordó que sería el Consejo de Comercio y Oficios en la Vía Pública el que aprobaría si se otorgaba o no el permiso para vender en esta zona de la ciudad, lo cual, no se respetó, ya que el CCOVP en ningún momento autorizó la instalación de los puestos que se encuentran instalados en las principales calles del sector.

Se apoderan ambulantes del Centro
Como todos los años, la informalidad se apodera de las banquetas y lugares principales del Centro de la Ciudad, ello al encontrarse ocupados la mayoría de los espacios con puestos de vendedores ambulantes que año con año llegan con autorización de las autoridades municipales, especificó Roberto Zaragoza Félix.
"Es injusto que sean las mismas autoridades del Municipio de Cajeme las que contribuyan para que el comercio informal continúe creciendo y lo que es peor que se autoricen permisos a una gran cantidad de puestos", manifestó el líder del Comercio Establecido en Cajeme.
Por su parte, el presidente de los locatarios de MerCajeme José Esparza Garibay, dijo que las autoridades del Municipio no están haciendo nada para ponerle un alto al ambulantaje, ya que la gran cantidad de puestos que se instalan en estas fechas en el primer cuadro de la ciudad, obstruyen las banquetas y calle.
Con ello, lo único que se está haciendo es perjudicar al comercio establecido como se ha venido haciendo desde hace muchos años, sin importar el riesgo que corren tanto las personas que acuden al Centro a adquirir sus productos como los mismos comerciantes, aseveró.

Obstruyen las banquetas vialidad
Con los puestos ambulantes que se han colocado en las banquetas del Centro, la circulación por éstas se vuelve casi imposible.
El Centro es un caos, por todos lados se pueden apreciar artículos en venta colgados, carros mal estacionados, ambulantes bajando y subiendo mercancía, en fin una gran cantidad de irregularidades que las autoridades de Inspección y Vigilancia no ven.

Falta de estacionamientos en el Centro
En un recorrido realizado por TRIBUNA en el primer cuadro de la ciudad, se pudo apreciar que la mayor cantidad de puestos ambulantes se han instalado por las calles Galeana entre Sonora y 5 de Febrero, área en la que muy pocos automóviles se pueden estacionar porque lo hacen los ambulantes y encima los dueños que permanecen durante todo el día para bajar y subir mercancía.
Por la 5 de Febrero entre Galeana y No Reelección el problema es muy similar, sólo dos o tres carros pueden estacionarse y el resto también utilizan estacionamiento para cargar y descargar.
El área que debería ser utilizada para que las personas esperen el camión está llena de puestos que el mismo Municipio autorizó cuando debería regular y prohibir, pues tan sólo en esa cuadra están un total de 17 puestos.
De igual forma sucedió por la No Reelección entre 5 de Febrero y Chihuahua, que es donde existe una gran saturación de la banqueta quedando solamente un mínimo espacio para que la ciudadanía camine por la banqueta.
Finalmente, los dirigentes del comercio local aseguran que seguirán en pláticas con las autoridades locales y organismos que se involucran en las actividades comerciales del Centro, hasta lograr un reordenamiento que venga a mejorar la imagen citadina y atraiga más compradores.