Banner

Muere reportero grafico Jesús "Chuy" Rivera Pérez; deja un profundo dolor en su familia, amistades y compañeros

Por Candelaria González
TRIBUNA
Cuando los hombres buenos se van de este mundo dejan un vacío profundo y difícil de llenar. Jesús Rivera Pérez, de 60 años de edad, y la mitad de su vida entregada a la profesión de reportero grafico en TRIBUNA, lamentablemente falleció el día ayer a las 10:00 de la mañana por un infarto al miocardio.
De manera inesperada su vida terminó dejando un profundo dolor en su esposa María Guadalupe del Rosario Oroz Galaviz, con quien formó a una linda y unida familia integrada por sus hijos: Jorge Ramón, Sergio y Jesús Gabriel, y tuvo la fortuna de disfrutar de las travesuras y alegrías de sus cinco nietos.
Amable en su trato y responsable en su misión de captar a través de la lente de su fiel compañera, su cámara de fotografía, a los deportistas, artistas, empresarios, políticos y a ciudadanos en diversos momentos y acontecimientos citadinos.

Su legado
Como un padre amoroso, sencillo en su trato, trabajador y siempre preocupado por unir a su esposa e hijos en torno a una comida con el pretexto de compartir y reír juntos, así lo recuerda su hijo Gabriel con quien vivió en la colonia Jardines del Valle.
"Tenemos mucho dolor, ya todos nos abrazamos y lloramos juntos por su muerte tan inesperada, pero sabemos que está en un mejor lugar en el cielo y desde allá nos cuidará como siempre lo hacía aquí ", manifestó su hijo.
Comentó que cuando estaban juntos y siempre que tenía oportunidad "mi apá nos daba consejos a mis hermanos y a mí, que fuéramos trabajadores, responsables y de paso que hiciéramos siempre el bien a la gente".

Benefactor de las familias pobres
En vida Jesús Rivera siempre se preocupó por las necesidades de las familias que viven en pobreza extrema y por ello se integró a Misión Juvenil en la Sierra Tarahumara, para llevarles incluso a pie víveres como ropa, calzado, cobijas, medicinas y despensas.
Por más de 25 años estuvo siempre al pendiente de esta loable labor que lo llenaba de mucha satisfacción al servir al más necesitado y siempre estuvo ocupado de captar esos inolvidables momentos de alegría para niños, adultos y ancianos que viven en lo alto de la Sierra del Estado de Chihuahua.

Su pasión fue el deporte
"Chuy" llamado de cariño por sus compañeros de esta Casa Editorial, fue siempre muy amable y cumplido en sus deberes, apoyando siempre a los reporteros en los diferentes eventos.
Sin embargo, su principal gusto en tomar fotografías fue en las impactantes jugadas dentro del béisbol a lo largo de sus 30 años dedicados a esta labor, platicó el trabajador de la lente y compañero Álvaro Vega Chávez.
En muchas ocasiones hizo mancuerna en las notas deportivas con Edmundo Galaz, quien también laboró en TRIBUNA y hace 8 meses falleció.
"Estamos muy tristes por su muerte fue un compañero con quien conviví por muchos años en las buenas y las malas, pero él tenía un carácter bueno y siempre cumplía con sus órdenes de trabajo", manifestó René Artalejo Reyes, fotógrafo de TRIBUNA.

La despedida

Como si se tratara de una despedida, Jesús Rivera estuvo muy contento una noche anterior a su deceso compartiendo en la posada navideña con la gran familia TRIBUNA, en el Club Campestre.
Se sentó en la mesa con Manuel Grijalva, Ana Argüelles, Rubén Barragán, Álvaro Vega y Arturo García, y fue muy afortunado al ser de los agraciados en recibir un premio por parte del director general de Periódicos Sonorenses, Gilberto Félix Bours, y de su esposa Paulina Salmón de Félix Bours.
Platicó y convivió con todos y se fue feliz, al salir del lugar se le acercó el trabajador de la lente, Emmanuel Morales, quien notó que no se sentía bien y le ofreció ayuda pero él le dijo que no, que estaba bien y que iría a su casa a descansar. "Cuídate mucho", le dijo Rivera a Emmanuel.
Esa fue la última vez que todos lo vimos degustando y sonriendo en vísperas de la Navidad.
Ayer por la mañana, Rivera, siempre tan responsable con el horario de entrada a sus labores, llamó a TRIBUNA, y cuando le contestó Karina Vázquez, responsable de recepción, y le estaba comunicando por teléfono que se encontraba en la sala de urgencias del IMSS porque se sentía mal, entonces su voz comenzó a distorsionarse y se cortó la comunicación (al parecer estaba sufriendo otro infarto), entonces Karina llamó a personal del periódico, y ahí cerca del hospital del IMSS se encontraba en otro evento otro compañero de la cámara, René Artalejo, quien llegó hasta urgencias, pero a las 10 de la mañana uno de los médicos salió a dar a conocer la triste noticia.
Desde ayer su cuerpo es velado en la Funeraria Missión en la calle Chihuahua y bulevar Ramírez y este día se oficiará una misa de cuerpo presente en la Iglesia de la Merced a las 3:30 p.m., posteriormente la madre tierra lo abrazará en el Panteón del Carmen, junto al sepulcro donde se encuentra su hijo Enrique Alonso, quien murió a la edad de 4 años, hace exactamente 28 años. Que en paz descanse Jesús Rivera.