Banner

Al sitio acudieron elementos de la policía municipal.

EL UNIVERSAL
HERMOSILLO, Son.- Uno de sus dedos perdió un menor de 10 años a quien le explotó un cohete (de pirotecnia) en sus manos.
El reporte de Seguridad Pública Municipal establece que el dedo anular le tuvo que ser amputado al niño y además sufrió lesiones en el índice.
El director de la Unidad Municipal de Protección Civil exhortó a la población a extremar precaución con los artefactos de pirotecnia y no permitir que los menores jueguen solos con este tipo de explosivos.
En los últimos dos años en Hermosillo se han registrado casos de menores que resultan lesionados al estallarles cerca o en sus manos alguna pieza de fuegos artificiales.
En su informe sobre el reciente incidente, la Policía Municipal indicó que el menor jugaba con los cohetes y le explotó uno de ellos en su mano, lo que le causó lesiones.
El niño se encontraba frente a un domicilio en un fraccionamiento ubicado al poniente de la ciudad cuando se registró el accidente.
A ese sitio acudieron elementos de esa corporación y trasladaron al niño en la patrulla 925 al Hospital Infantil del Estado de Sonora.
El menor fue diagnosticado con fractura expuesta del dedo índice y amputación del dedo anular. La madre del niño dijo a los agentes de policía que desconocía la procedencia de la pirotecnia con la que jugaba el menor.