Banner

Por José Escobar Zavala
Cronista de la Ciudad


Hoy es día de los Santos Inocentes, sacrificados por el Rey Herodes que pretendió matar entre ellos al Niño Dios. Estos niños santos son los primeros mártires que, aunque inconscientemente, murieron por Nuestro Señor Jesucristo. Fueron canonizados por su Santidad el Papa Pío XII.
En el viejo Cajeme, el amparo de los usos y costumbres, los padres recomendaban a sus hijos no prestar en esta fecha, por ningún motivo o circunstancia, dinero y prendas a sus amistades, porque corrían el riesgo de que al intentar la recuperación del préstamo, los muy gandallas se escudaran con la frase: "Que te lo paguen los Santos Inocentes". Esta costumbre, por fortuna, se ha ido diluyendo.
En cambio, todavía está vigente en los medios masivos de comunicación principalmente en las columnas periodísticas, la publicación de noticias espectaculares con encabezados de este pelo: "A partir de hoy bajarán de precio los combustibles", "Salario mínimo al 100%", "Se levanta el bloqueo en Vícam", etc., para aclarar al final de cada nota o columna, la característica de esta fecha, Día de los Santos Inocentes.
A propósito, el ya finado Javier Lauro Rodríguez, presidente de la Guardia Faustinista, era originario de Cuatro Ciénegas, Coahuila, donde nació precisamente un 28 de diciembre, y tenía por costumbre echar la casa por la ventana en su cumpleaños, al lado de los demás miembros de su cofradía.
Hago aquí una pausa para agradecer, a la recíproca, los mensajes de salutación y buenos deseos por parte de José Ángel Soto Guzmán, doctor Marco Vinicio Venegas, Carlos Ruiz, Marco Antonio Larrazolo Berry, José Manuel Campoy, Paco Gómez Villela, Octavio Tavares, Moisés Nava Urquizo, Marcelo Soto, Sergio Cruz, profesor Humberto Gutiérrez, Dimas Norberto Ochoa y su hijo Carlos, entre otros muchos amigos y familiares.
En otros temas es loable reconocer que en lo relativo a Nochebuena en esta cabecera municipal funcionó a cabalidad el saldo blanco, según informó con semblante de satisfacción el comandante de la Policía Municipal, Isaac Lauterio. Es de esperar ahora que ocurra lo mismo durante la celebración destinada a darle la bienvenida al Nuevo Año. Cuando menos es deseable que el operativo de seguridad le ponga freno a los robos domiciliarios y al estallido molesto de los cohetones.
En el béisbol, como en todos los deportes, se gana y se pierde, pero el deseo de todos los equipos es ganar. Y cuando las cosas fallan, el primero en salir es el manejador. Con los Yaquis esto no ha sucedido en la presente temporada, porque están de por medio los tres campeonatos anteriores piloteados por el mismo manager, Eddie Díaz. Los fans han visto que muchos juegos se han perdido por no saber aplicar el "librito" (toque de bola).