Banner


Por Monserrat Bosque
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Después de tener un sector avícola productivo que podía abastecer al mercado nacional, México se encamina rápido a ser un importador neto de huevo.

De acuerdo con la Unión Nacional de Avicultores, en 2012 la producción de huevo cayó a 2 millones 386 mil toneladas, contra los 2 millones 528 mil toneladas producidas en 2011, como consecuencia de la afectación de la influenza aviar.

Por esa razón, ese mismo año, abren las puertas a la importación.

Sin embargo, para los primeros meses de 2013, la producción estaba prácticamente recuperada, según información de SAGARPA.

Pero la importación continúa creciendo.

En 2011 se importaron apenas 37 toneladas de huevo fresco, en 2012 llegaron 13 mil 85 toneladas y para este año cerrarán en 46 mil 168 toneladas, según datos de comercio exterior de la Secretaría de Economía.

Pablo Sherwell, analista senior de Rabobank Internacional, explicó que las importaciones de huevo tendrán un impacto positivo en el mercado, toda vez que permitirían darle mayor estabilidad y equilibrio a los precios, lo que resultaría benéfico, sobre todo, para los consumidores.

Agregó que aunque la producción nacional seguirá siendo la principal fuente de esta proteína, en el mediano y largo plazo, continuará creciendo la importación.

"La importación de huevo fresco en el mediano y largo plazo no regresará a los niveles previos a la crisis de la gripe aviar, cuando eran prácticamente inexistentes; la importación de huevo llegó para quedarse", aseguró.

Francisco Gurría, coordinador de ganadería de la Secretaría de Agricultura, señaló que van a invertir 500 millones de dólares el próximo año en la industria avícola para incrementar la oferta.

Agregó que no ven razones para que crezca la importación, y que el volumen que ésta representa no se vislumbra como un riesgo para la industria avícola nacional.

Explicó que la complejidad para elevar la producción de huevo, aunada a la competitividad de precios de EU y a la estrategia de algunas industrias mexicanas para disminuir sus riesgos de abasto, derivarán en que las importaciones se mantengan.

"Incrementar la producción no es tan sencillo y muchas empresas están invirtiendo en diversificar su oferta en otras regiones, a eso se agrega que EU es también muy competitivo en precio, por lo que no vemos que la producción vaya a crecer significativamente", dijo.

Detalló que mientras que el consumo crecerá al ritmo del crecimiento poblacional, la producción no lo hará por arriba del 1%, lo que mantendrá abierta la entrada de huevo importado.