Banner

Los áfidos son la principal plaga del rubio cereal causando aumentos en los costos de producción


Por Federico Chávez Manjarrez
TRIBUNA
Las especies de plaga que se presentan por lo regular en el cultivo de trigo en el Sur de Sonora, son los pulgones de la raíz, del follaje, del tallo, del cogollo y el de la espiga, además del ácaro café de los cereales, chinche apestosa, gusano soldado y gallina ciega, mismos que afectan ciclo tras ciclo de siembra al cultivo y aumentan los costos de producción, sobre todo si no se controlan a tiempo.

Los áfidos o pulgones son la principal plaga del cultivo de trigo en el Sur de Sonora, desde el ciclo agrícola 1997-98, dijo el jefe del Campo Experimental Norman Ernest Borlaug, Arturo Samaniego Russo.



Chupan la savia de la planta

Detalló que estos insectos tienen aparato bucal chupador con el cual succionan la savia de la planta y pueden colonizar a raíces, tallos, hojas, cogollo y espigas, ocasionando daños que pueden representar la pérdida total de la población de plantas del cultivo. Esto ocurre cuando las condiciones climáticas (clima seco, con ausencia de lluvias, días nublados, y temperaturas inferiores a 15 grados, situación que se ha visto este ciclo 2013-2014, por ello es que el INIFAP; recomienda a los agricultores están pendiente de su cultivo, máxime si esas temperaturas se prolongan por más de una semana y la variedad del cultivo es más susceptible.

Explicó que estudios recientes han indicado que las variedades de tipo harinero son más atacadas por pulgones que las del tipo cristalino, fruto que predomina este año.

Para lograr obtener el potencial de rendimiento de una variedad en particular, además de atender las recomendaciones agronómicas indicadas en este folleto, es necesario llevar a cabo un buen control de las diferentes especies insectiles que se presentan en este cultivo, por lo que se recomienda hacer muestreos continuos al menos con una periodicidad semanal, a fin de tomar una decisión de control de la(s) plaga(s), antes de que éstas rebasen el umbral económico de daño.



Pulgón de raíz

Esta especie tiene la particularidad de formar colonias subterráneas en las raíces o en la base de los tallos. Es de cuerpo globoso, de color verde oscuro en la parte frontal a café rojizo en la parte terminal del cuerpo, alrededor de los sifúnculos o cornículos (pequeños apéndices en forma de sifón, por los que el insecto arroja azúcares o sustancias cerosas semilíquidas, como resultado de la ingestión de mayor savia de la que tolera su cuerpo).

La longitud del cuerpo es de 1 a 1.6 milímetros. Este insecto regularmente se presenta primero que las otras especies de pulgones en la etapa inicial de desarrollo de la planta, formando densas colonias que en ocasiones rebasan los 500 individuos por planta. Si esta población perdura durante más de diez días afectaría seriamente el vigor de la planta.

Plantas de 30 días de edad soportan poblaciones de hasta 100 individuos por este lapso de tiempo, sin embargo, es importante tomar medidas de control antes de que esto suceda, ya que puede debilitar mucho a la planta y disminuir el número de tallos reduciendo por tanto el rendimiento.

Ya que los insecticidas sistémicos que son los que normalmente se usan para el control de pulgones tienen una función ascendente (acropétala), no se recomienda iniciar el control de esta especie en particular con aspersiones de estos productos, debido a que los insectos se localizan en su mayor parte en las raíces y en menor número en la base del tallo donde entrarían en contacto con los insectos.

Cuando se encuentren en promedio más de 20 pulgones por planta, se recomienda aplicar 60 a 80 unidades de nitrógeno (de preferencia amoniaco anhidro), y dar el primer riego de auxilio. Este afectaría a la población de pulgones matando gran cantidad por asfixia.



Pulgón del follaje

Esta especie es la más importante de esta región, llega a medir de 1.5 a 2 milímetros de largo, es de color verde brillante con una banda verde azulada a lo largo del dorso. Sus antenas son cortas y negras, y se encuentran dirigidas hacia atrás. Posee cornículos negros y cortos y sus colonias generalmente se ubican en el envés de las hojas. Los mayores daños se presentan durante las primeras dos semanas de emergencia de las plántulas. Este insecto succiona la savia de la planta e inyecta toxinas, las cuales producen manchas de color naranja a café en el haz de las hojas. Cuando el ataque se presenta durante los primeros diez días de emergida la plántula y éste continúa por diez días más, puede ocasionar la pérdida total de la población de plantas.

El control biológico natural nunca ha sido suficiente ya que su principal parasitoide, la avispita Lisiflebus, requiere temperaturas de 23 grados o superiores para su buen desarrollo, condición que no se da por mucho tiempo durante las primeras etapas del desarrollo del cultivo. El control químico se recomienda en plantas de menos de veinte días de edad, al observarse las primeras colonias, y en plantas mayores, cuando se encuentre en promedio una colonia por hoja.



Pulgón del cogollo

Los adultos ápteros (sin alas) miden aproximadamente 2 milímetros, tienen el cuerpo alargado de color verde azulado con manchas negras en la base de los cornículos. Este insecto se reconoce porque las antenas, las patas y los sifones son negros, y en las plantas ya amacolladas se protegen en las hojas plegadas, aunque también se le puede encontrar en el follaje y en la espiga donde produce bastante mielecilla: Regularmente se presenta cuando las temperaturas son superiores a 20 grados, la avispita Lisiflebus lo controla satisfactoriamente. El control químico se recomienda cuando las hojas muestren mielecilla, y se capturen menos de 100 avispitas por 100 golpes con una red entomológica.



Pulgón del tallo

El tamaño del cuerpo de este insecto es de 1.5 a 2.3 milímetros, es de color oliva pardo con una mancha característica en forma de 8 en la base de los sifones y la cauda (cola). Se le encuentra generalmente en los tallos. Normalmente no se presenta haciendo daño como especie única, sino en complejo con el pulgón del follaje y el cogollo, por lo que se le controla indirectamente cuando se aplican insecticidas para el control de éstos. Sin embargo, en ocasiones puede presentarse en altas poblaciones (más de 500 individuos por planta), que incluso se transportan hasta la espiga dañando la base de ésta, en cuyo caso se recomienda su control cuando la población alcance los 80 individuos por planta.



Pulgón de la espiga

Es el pulgón más grande que ataca al trigo. El adulto mide de 1.9 a 3.3 milímetros de largo. Es de color verde claro aunque a veces se presenta con tonalidades de color rojizo a negro. Las antenas y los cornículos son largos y negros. El periodo crítico del cultivo con respecto a esta plaga es durante el llenado de grano, se le encuentra alimentándose de la savia a nivel del raquis y base de las glumas, lo cual causa una disminución del tamaño de los granos y por lo tanto del rendimiento. Se recomienda su control cuando se encuentren cinco pulgones por espiga en la etapa de desarrollo de emergencia de espigas y floración, y más de veinte pulgones en la etapa de grano acuoso.

Estas recomendaciones se las hace ver el INIFAP a los productores del cereal, a fin de que tengan un buen año de producción, sobre todo considerando los bajos precios que se mantienen este ciclo 2013-2014.