Banner

La espigada atleta obtuvo medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, con un registro de 14.80 metros, y en 2013 ganó todos los circuitos, cerrando el año con medalla de oro y una marca de 14.85 metros en el Campeonato Mundial de Atletismo en Moscú.

Por Edelmiro Franco. Corresponsal
NOTIMEX
Bogotá.- Catherine Ibarguen, la atleta de 29 años que se viste de oro cada vez que compite en Europa, inició su carrera deportiva y forjó su temple de lucha en las calles polvorientas de un barrio obrero del noroccidente de Colombia.
Considerada en la actualidad una de las mejores especialistas en salto triple a nivel mundial, Catherine mostró su afición por el atletismo desde que era una niña en Apartadó, y cuando no pensaba ni tenía intención de llegar a la elite internacional.
"Mi hija desde niña era muy disciplinada. Yo veía como un juego sus carreras porque siempre estaba corriendo. Salía a la tienda corriendo, a la escuela corriendo, le encantaba correr", contó a Notimex la madre de la ahora mejor deportista colombiana de 2013.
Catherine, quien creció con sancocho de sábalo (pescado), arroz con coco, tajadas de plátano maduro o verde, agua de panela con limón y hielo, llevó a la bandera de su país a las astas centrales de las pistas y lució su sonrisa permanente en los podios del mundo.
La espigada atleta obtuvo medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, con un registro de 14.80 metros, y en 2013 ganó todos los circuitos, cerrando el año con medalla de oro y una marca de 14.85 metros en el Campeonato Mundial de Atletismo en Moscú.
Su ascendente carrera deportiva arrancó en firme cuando decidió en 2006 vivir en Puerto Rico para estudiar enfermería e iniciar un programa de entrenamiento con el profesor cubano Ubaldo Duany, el hombre que la llevó al podio en Londres y en Moscú.
"Ella es muy disciplinada y estoy segura que mi hija quiere más medallas de oro para Colombia", expuso Francisca, quien no se equivoca porque Catherine ya anunció que su meta para 2014 es superar los 15.00 metros en salto triple.
El otro sueño de Catherine- subrayó su progenitora- es construir una pista de atletismo con todas las condiciones técnicas en Urabá para que los niños y jóvenes de la región dejen de entrenar en las calles y aspiren también a medallas de oro en las pistas del mundo.
La "Gacela Negra", también saltadora de lago y alto, es la mejor imagen que tienen los alcaldes de los municipios de la conflictiva zona bananera de Urabá, para afirmar que esa región es más que guerra de guerrillas: es cuna de grandes deportistas como Catherine.