Banner

El Año Nuevo es una oportunidad para buscar nuevas maneras de vivir y nuevas estrategias para crecer y madurar.


Por César Omar Leyva
TRIBUNA
El Año Nuevo es una oportunidad para buscar nuevas maneras de vivir y nuevas estrategias para crecer y madurar pero siempre partiendo desde la familia, manifestó Felipe Padilla Cardona.
El obispo de la Diócesis de Ciudad Obregón, dijo que solamente compartiendo los ideales y propósitos con la familia será posible tener un crecimiento verdadero y lograr los cambios que se desean, pues es en el núcleo de casa donde se forman los valores que se requieren para tener una sociedad tranquila.
"Tenemos que darnos cuenta que el fin de año lo vamos a construir nosotros, lo vamos a crear nosotros pero siempre unidos en paz, en tranquilidad y con el deseo de construir algo mejor, pero no sólo para nosotros mismos sino también para compartir con la comunidad", enfatizó.
El líder de los católicos del Sur de Sonora señaló que cada quien debe crear sus propias expectativas y no esperar a que otros marquen el rumbo que se debe seguir. "Las mejores expectativas son las que cada quien se ponga y van a ser tan buenas según se esfuercen en cumplirlas".
En el Boletín de Catedral se hizo un llamado a los feligreses a no desperdiciar ningún solo día del año que está por entrar. "Y cuando llegue la caída, el error o el desánimo podamos recomenzar enseguida. Que podamos presentarnos ante el Señor, una vez concluido el año, con las manos llenas de horas de trabajo ofrecidas a Dios e incontables muestras de caridad con quienes nos rodean".