Banner

Según el Indicador IMEF la debilidad del consumo influyó en los malos resultados del 2013

Por Amin Vera
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- A contracorriente del buen momento experimentado por el sector a nivel mundial durante 2013, la manufactura nacional cerró el año pasado en contracción, según cifras originales publicadas por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).
De acuerdo con los datos de diciembre, el Indicador IMEF manufacturero se ubicó al cierre del periodo en 49.8 unidades, apenas por debajo del límite de 50 puntos considerado el mínimo para determinar un ciclo de expansión.
Dicho nivel representó el undécimo mes consecutivo en que el desempeño del sector industrial estuvo por debajo del obtenido durante el mismo lapso del año anterior.
Entre los factores que más influyeron en los malos resultados de 2013, estuvo la debilidad del consumo, un comportamiento errático de la confianza de los consumidores y productores, así como una significativa disminución de la inversión pública.
Lo anterior contrasta con la recuperación de la planta productiva en EU, que registró durante diciembre su crecimiento más acelerado en lo que va del año, para alcanzar los 55 puntos según el Índice de Gerentes de Compra (PMI) compilado por la agencia Markit.
“Tuvimos una serie de números fuertes. Es una estimación de la confianza y la confianza está mejorando, por lo que esperamos que el crecimiento repunte una vez más en el nuevo año y tenemos pocos vientos en contra con los que lidiar, especialmente menos pesos fiscales”; expresó Scott Brown, economista en jefe de Raymond James en St. Petersburg, Florida.
En el mismo sentido, las manufacturas europeas elevaron a su ritmo más rápido desde mediados de 2011, impulsadas por el dinamismo de las plantas productivas en Alemania e Italia.
Dicha tendencia alcista también fue compartida por Japón, que presentó su mayor expansión de la actividad industrial en siete años y medio; mientras que China ha logrado revertir la desaceleración que había afectado al sector fabril a lo largo del año.
Para Sergio Martín, economista en jefe de HSBC México, el renovado crecimiento de las economías desarrolladas, sumado al fortalecimiento de algunos eslabones de la cadena productiva nacional son señales de una incipiente recuperación en el sector industrial.
“Este resultado parece confirmar la naciente recuperación en el sector manufacturero. Nuestro panorama es apoyado por la tendencia ascendente de las exportaciones no petroleras, así como la normalización en el suministro de gas”, apuntó el especialista.