Banner

Por Vania Guerrero
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El 23 por ciento de los hogares en México roban la señal de TV de paga.
Ya sea satelital o por cable, la captación de TV restringida que reciben este tipo de usuarios ilegales es señal que se toma por medio de cables o decodificadores sin pagar nada, pero sin calidad asegurada.
De acuerdo con información de la consultora Dataxis, el País ocupa el segundo lugar en Latinoamérica en piratería de este tipo de conexiones, con 23.6 por ciento de casas en la clandestinidad, después de Brasil.
Esta situación se da a pesar de que el Código Penal Federal establece como delito el uso o aprovechamiento de cualquier medio de transmisión, sin derecho y sin consentimiento de la persona que legalmente pueda disponer de los mismos.
Establece además una sanción que va de 3 a 10 años de prisión y hasta mil días de salario mínimo de multa, lo que no inhibe a quienes infringen la ley.
A nivel regional, el primer lugar en piratería de televisión de paga lo ocupa Brasil, con 43.1 por ciento de conexiones informales, mientras que en tercer lugar está Argentina, con 12.3 por ciento.
“El total de Hogares con recepción de TV Paga, legal e ilegal en América Latina, totalizaba 63.43 millones de abonados. La tasa de informalidad del sector era del 19.3 por ciento”, señala el informe de Dataxis.
Para combatir este ilícito en México, donde hay más de 14 millones 386 mil clientes de televisión restringida, Cablevisión, por ejemplo, comenzó hace más de un año la digitalización de su sistema, lo cual ha frenado el robo de señal.
“Fuimos la primera compañía en Latinoamérica en ser 100 por ciento digital. Hay que recordar que la señal de Cablevisión es encriptada y constantemente se están actualizando los algoritmos de encriptación, minimizando en lo posible los riesgos. Este proceso implica importantes inversiones en tecnología”, comentaron fuentes de la empresa.
Por su parte, Dish indicó que realiza visitas aleatorias, las cuales permiten detectar cualquier detalle que pudiera representar un problema, además cuentan con sistemas de alta tecnología para la codificación y encriptamiento de su señal.
Sin embargo, la empresa declaró que han detectado que algunos delincuentes suelen usar sus equipos para desarrollar sistemas de cable locales.
Por ejemplo, empresas como Hu y Megafilms, que se “cuelgan” de la infraestructura de sus competidores, ofrecen de forma irregular el servicio de televisión de paga por internet en varias ciudades del País.
Dish resalta que han presentado denuncias tanto penales como administrativas ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, además de que han percibido un aumento del robo de señal con el paso de los años.
Por su parte, Axtel TV, que fue lanzada a principios de este año, afirmó no haber registrado ningún robo de señal, pero ha tomado medidas para evitar que esto suceda en el futuro.
Los infractores han diversificado sus técnicas, pues ahora en internet se pueden encontrar miles de páginas en las que se indica cómo robar la señal de distintas operadoras de televisión de paga, la cual cuenta con 7 millones 327 mil suscriptores de operadores satelitales y 6 millones 906 mil por cable, según el Índice de Producción del Sector Telecomunicaciones.
En algunos casos se dan tutoriales sobre cómo realizar conexiones, improvisar antenas u ocupar la señal de los vecinos; pero, en otros, se ofrece sin ningún filtro un servicio a costo más bajo que el que proveen empresas como Sky o Dish.