Banner

Las cuentas de los mexicanos serán monitoreados por el fisco también en el extranjero


Por Laura Carrillo y Gonzalo Soto
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Se acabó el secreto bancario para los mexicanos en Estados Unidos.
A partir de este año, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) comenzará a recibir de forma automática los datos de mexicanos que tienen cuentas en aquel País.
La autoridad fiscal estadounidense le informará al SAT el nombre, número de cuenta, institución financiera, intereses, dividendos y saldo promedio mensual o valor de la cuenta.
Además, en los próximos años, se establecerá un sistema para entregar incluso el RFC.
Se incluyen cuentas de depósito de personas físicas residentes en México que generen más de 10 dólares de intereses al año.
Asimismo, cuentas diferentes de depósito --como las inversiones en bonos, deuda y acciones-- de personas físicas y morales.
Participan bancos, seguros, casas de bolsa o cualquier otro intermediario que realice operaciones a nombre del cliente y le otorgue algún dividendo.
Con 2014 inició el intercambio entre México y Estados Unidos de información de cuentahabientes correspondiente a datos de 2013. Se incluye a quienes tuvieron cuentas y las cerraron.
Este intercambio está contemplado en el calendario del Acuerdo de Cumplimiento Fiscal sobre la Ley FATCA, cuyas siglas en inglés se refieren al Foreign Account Tax Compliance Act.
El acuerdo establece que cada año la información anual deberá ser intercambiada dentro de los nueve meses siguientes al que corresponda.
Sin embargo, por ser el primer año de aplicación, toda la información correspondiente a 2013 tiene de plazo para terminar de entrega el 30 de septiembre de 2015.
En noviembre de 2012, México y EU firmaron un acuerdo bilateral para su implementación, en el que se incluyó la fiscalización recíproca, lo cual entró en vigor en 2013.
Con el acuerdo se elimina la secrecía bancaria, pues se firmó entre gobiernos y no entre instituciones financieras de manera directa, indica Deloitte.
Asimismo, ya no será necesario que Hacienda solicite datos de mexicanos cada vez que haga alguna auditoria, ya que dicha información estará disponible en automático con este intercambio.