Carecen de drenaje, agua potable, becas escolares y proyectos productivos


Por Candelaria González
TRIBUNA
La prosperidad no termina de llegar para las familias indígenas que viven en pobreza pero conservan su fe en Dios quien los impulsa a salir adelante entre tantas carencias.
En este 2014 sus casi 4 mil habitantes de la Loma de Guamúchil, La Lomita, Estación Corral y Tajimaroa, tendrán un nuevo guía con la elección del gobernador a quien bendecirán para que sea él quien gestione apoyos ante los tres niveles de Gobierno Municipal, Estatal y Federal.
Con ello aumentan sus deseos de salir del abandono y el retraso porque no sólo son peones de sus propias tierras, sino que no tienen agua potable y usan letrinas a falta de drenaje y están sin ayuda de proyectos productivos.
Tan sólo el caminar por las polvorientas calles se puede observar que son muchas las necesidades que tienen de vivienda porque viven entre paredes de carrizos y otras más de adobe, y sobreviven en pobreza extrema alejados de los servicios básicos como de recolección de basura, no cuentan con un médico y medicinas.

Sin ayuda gubernamental
Tras lamentarse por el olvido en que se encuentran, Miguel Ángel Cota Tórtola, vocero de la Tribu Yaqui de la Loma de Guamúchil dijo que ni un solo programa de apoyo en vivienda, becas escolares, salud, proyectos productivos y de cuestión alimenticia les han otorgado.
Además criticó la gigantesca obra del danzante Yaqui donde se invirtieron 70 millones de pesos que bien pudieron servir para obras para las comunidades que las demandan e incluso que ni la dependencia de Asuntos Indígenas los apoyan.
Dijo que tampoco reciben apoyo de la Comunidad Pascola Yaqui de Tucson, Arizona, donde el Gobierno los apoya mucho, cosa contraria que sucede aquí.

Los enferma el agua
El agua potable que sale por sus tuberías viene cargada de manganeso y por eso se ve oscura y al beberla gran parte de los habitantes de inmediato se enferman del estómago.
Luis Daniel Gotobopicio, regidor étnico manifestó que ya se realiza una obra de un pozo para que funcione en beneficio de los habitantes pero mientras muchos que no pueden comprar la purificada la beben así y sufren de males estomacales.

Casas de carrizo con letrinas
Son relativamente pocos los indígenas que cuentan con una casa de material y aunque la tengan usan letrinas a falta de drenaje que nunca han tenido.
Y los que viven en casas basándose en carrizo como doña Ángela Nolasco Martínez quien por más de 20 años habita una en la que crió a sus cuatro hijos después de enviudar y les da de comer en una hornilla que atiza con leña.
Debajo de esos techos ha pasado lluvias, fríos y vientos pero conserva la ilusión de tener aunque sea un cuarto de material.

Incosteable producir la tierra
Los jefes de familia o trabajan de peones con sueldos mal pagados en sus propias parcelas que rentan o se dedican principalmente a ser albañiles, de carboneros y en las maquiladoras.
Reynaldo Espinoza Paredes, ex gobernador yaqui y productor de trigo declaró que cada vez le resulta incosteable sembrar porque es mal pagada la cosecha, sin embargo, lo sigue haciendo porque es la única forma que tiene para mantener a su familia y darle empleo a tres personas.

Están en pobreza extrema
Para el gobernador Yaqui, Pablo Ochoa García sería muy importante que el Gobierno Federal les incluyera en el programa de la Cruzada Nacional contra el Hambre pues cumplen con todos los requisitos.
El vocero de la Tribu, Cota Tórtola expuso que es importante que los tomen en cuenta ya que el 50% de los habitantes viven en pobreza extrema.

Tienen guardia 24 horas en la "Comunila"
Para evitar que gente con otros intereses ajenos a la etnia se apropie de la guardia tradicional de la Loma donde están autoridades, moradores de esta comunidad indígena mantienen ahí guardia las 24 horas, de esta manera protegen los intereses de la población comprendida en este Municipio de Cajeme.