Banner

Brindan a productores del rubio cereal recomendaciones para enfrentar menos problemas con las malas hierbas en sus cultivos


Por Federico Chávez Manjarrez
TRIBUNA
Luego de considerar que las malezas representan una competencia muy severa con el cultivo de trigo, a tal grado de afectar tanto la calidad del grano como ocasionar altos costos de producción y baja en sus ingresos, es importante que este año agrícola 2013-2014, el agricultor tome en cuenta las recomendaciones técnicas de investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias, como de productores cooperantes con el INIFAP y el PIEAES a fin de enfrentar menos problemas con las malas hierbas, las cuales se encuentran infestando más de 200 mil hectáreas de diversos tipos en el Sur de Sonora.



Necesario controlar a los 25 días de la

siembra la maleza de hoja ancha

Para tener una buena fitosanidad en el cultivo de trigo para el presente ciclo agrícola, es importante controlar primero que nada la maleza de hoja ancha, misma que se presenta en la primera etapa del cultivo, dijo Carlos Enrique Krafft Quintero, quien agregó que para reducir la competencia de este tipo de malas hierbas, en la primera etapa como es en el inicio de amacollamiento (dos a tres hojas), que por lo general se presenta en promedio de 25 días después de siembra, es necesario llevar algunas aplicaciones de herbicidas.

En esos días se presenta problemas de malezas perennes como correhuela u oreja de ratón y para lo cual se sugiere la aplicación de 500 mililitros de AGRAMINA 6 más 200 mililitros de ADDIX en 200 litros de agua por hectárea, o en su caso 250 mililitros de 2 CAMBA 480 más 200 de ADDIX en 200 litros de agua por hectárea. Con esa sugerencia se busca provocar en la maleza reducción de la velocidad de reproducción y así posteriormente darle al cultivo el tiempo del desarrollo vegetativo para atacar con dosis totales de herbicida a la mala hierba. Segunda Etapa de Control

En la segunda etapa del cultivo del cereal, sobre todo cuando presente un promedio de 40 días después de siembra se puede establecer el programa total de control aplicando dosis de productos que se sugieren como es el caso de la Agramina 6 en dosis de 750 mililitros más 250 mililitros de 2 CAMBA más 200 centímetros cúbicos de ADDIX en 200 litros de agua por hectárea. Esta fórmula presenta la cualidad que se puede mover las dosis de producto de acuerdo a la población de la especie de malezas presente en el campo, ya sea Malva, Correhuela o Chual.

Una recomendación más es 1.5 litros de Agramina 6 más 200 centímetros cúbicos de ADDIX en 200 litros de agua por hectárea.

Control de Plagas

En el caso del control de algunas plagas, Krafft Agroservicios e investigadores del INIFAP, recomiendan por lo general y es costumbre aplicar insecticidas para bajar infestaciones de pulgón antes del primer riego de auxilio, que comúnmente coinciden con la aplicación de control de malezas y para lo cual es muy importante que se pueda realizar la opción de aplicar 100 mililitros de Velfidor en 200 hectáreas o llevar una mezcla de herbicidas como el Situi xl o Peak Amber. En un área de 40 hectáreas la recomendación es aplicar un litro de Quiantor.

Para el control de plagas como el pulgón en infestaciones media a fuerte se sugiere realizar la aplicación de 120 mililitros de VELFIDOR 200 o 500 centímetros cúbicos de NUTRIPLEX por hectárea. Otra recomendación es aplicar 350 mililitros de BOX THAI más 500 centímetros cúbicos de NUTRIPLEX por hectárea. Así mismo utilizar 1.5 litros de QUIANTOR más 500 centímetros cúbicos de NUTRIPLEX por hectárea y finalmente 100 centímetros cúbicos de VELFIDOR 200 más 200 centímetros cúbicos de BOX THAI por hectárea.

De esa forma se tiene un buen control de las malas hierbas en el cultivo del cereal, aunque también es importante los métodos de control preventivos, culturales y mecánicos, además del químico para tener poblaciones bajas de malas hierbas y no enfrentar problemas de castigo y daños económicos, sobre todo este año donde el cereal tiene muy bajos precios en los mercados internacionales, y de no superar la media de producción distrital los agricultores podrían tener fuertes problemas de carteras vencidas, de ahí la importancia de llevar buenos controles de malezas y plagas.

En el control preventivo, se recomienda principalmente mantener limpios los canales, las orillas de los caminos, la maquinaria, así como el utilizar semilla certificada y regular el pastoreo de ganado. En el cultural, es importante en suelos muy infestados de malas hierbas, sembrar en tierra "venida", ya que de esa forma se elimina más del 80 por ciento del total de las malezas a presentarse durante la etapa del cultivo. En el aspecto mecánico, se dice que el periodo crítico de competencia de la maleza con el trigo se ubica a partir de los 45 días posteriores a la emergencia, por ello se sugiere efectuar un control mecánico antes de ese periodo con el fin de evitar una reducción en el rendimiento del cereal.

Con todo ello y atendiendo esas recomendaciones, el agricultor obtendrá una cosecha limpia y libre de castigos por impurezas de malezas.