A la larga, las sustancias retiradas el martes serán transferidas al navío estadounidense Cape Ray, que ha sido equipado con maquinaria especial, y se les destruirá a bordo.

THE ASSOCIATED PRESS
LA HAYA, Holanda.-El primer cargamento de precursores de gases neurotóxicos sirios ha salido del país en un buque carguero danés, informó el martes la ONU.
Aunque la operación se llevó a cabo una semana después de lo planeado, el anuncio de que esas materias primas ya habían partido del puerto sirio de Latakia marca un paso crucial en la operación internacional encaminada a acabar con el programa de armas químicas del presidente Bashar Assad para mediados de año.
Se suponía que las armas químicas más peligrosas en el arsenal de Siria habrían sido retiradas del país para el 31 de diciembre, pero las deficientes condiciones de seguridad, el mal clima y otros factores influyeron en que no se cumpliera con ese plazo.
Sigrid Kaag, la diplomática holandesa que encabeza la misión conjunta de las Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, dijo que las sustancias químicas fueron trasladadas a Latakia desde dos sitios en Siria y colocadas en el buque danés.
``Ahora el navío ya partió del puerto de Latakia rumbo a aguas internacionales'', afirmó Kaag en un comunicado. ``Permanecerá en el mar a la espera de que lleguen al puerto materiales químicos prioritarios adicionales''.
La seguridad para el cargamento altamente tóxico está siendo proporcionada por buques de guerra de Rusia, China, Dinamarca y Noruega.
``Este es un paso importante para iniciar la transportación de estos materiales como parte del plan que permita completar su eliminación afuera del territorio de Siria'', dijo Mehmet Uzumcu, director general de la OPAQ. ``Aliento al gobierno sirio a mantener el impulso para retirar el resto de las sustancias químicas prioritarias, en una forma segura y oportuna, de forma que puedan ser destruidas afuera de Siria lo más pronto posible''.
A la larga, las sustancias retiradas el martes serán transferidas al navío estadounidense Cape Ray, que ha sido equipado con maquinaria especial, y se les destruirá a bordo.