Ante el aumento en la violencia se enviaron nuevos elementos del Ejército a Michoacán

Por Benito Jiménez
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Ante la violencia que azota a Michoacán, el Ejército replanteó sus operaciones en Michoacán.

Apenas el domingo un grupo armado emboscó un convoy militar que realizaba un recorrido en la comunidad de Las Anondas, en Apatzingán, donde tras el ataque murieron dos militares.

Con esto las tropas centraron sus baterías a cinco municipios: Tancítaro, Apatzingán, Múgica, Parácuaro y La Huacana, ubicados en la zona de Tierra Caliente, y en donde se ha recrudecido la violencia entre grupos de autodefensa y presuntos integrantes del crimen organizado.

"Se hizo un reajuste en la ubicación de los efectivos militares y en los patrones de reconocimiento que llevan a cabo", aseguró un mando castrense consultado.

Actualmente en Michoacán se encuentran desplegados casi 3 mil elementos del Ejército, que laboran en coordinación con la Marina, la Policía Federal, la PGR y autoridades estatales.

Aunque la presencia militar también abarca Lázaro Cárdenas, Morelia, Vista Hermosa y el corredor de Buenavista Tomatlán a Coalcomán, parte de estos elementos fueron movilizados a la Zona Centro de Tierra Caliente, donde se reportan los principales choques entre los grupos de autodefensa y personas que rechazan su presencia.

En puntos cercanos a Apatzingán, los pobladores que rechazan el ingreso de los grupos de autodefensa han incendiado diversos vehículos, por dos días consecutivos.

"Con la presencia en estos lugares, del personal militar, se va a tratar de disminuir los actos de violencia que mantiene con incertidumbre a la población, se trata de regresar la tranquilidad a la gente", añadió el jefe militar.

La escalada de violencia en Michoacán no ha frenado en los últimos meses.

En 2013, de enero a noviembre, esa Entidad reportó 862 averiguaciones previas por homicidio doloso, más de la mitad de ellos por arma de fuego, de acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Además registró 179 secuestros, 245 casos de extorsión y 3 mil 046 indagatorias por el delito de robo con violencia.

El lunes el gobernador Fausto Vallejo adjudicó el desbordamiento de la violencia en Michoacán a la lucha de cárteles por el control del territorio.

Aunque no detalló qué grupos, en el Estado existe una guerra declarada entre Los Caballeros Templarios y el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Vallejo busca redefinir la estrategia de seguridad, con un enfoque de la aplicación de la ley en todos los sentidos, sin excepciones.

La violencia en Michoacán también prendió focos rojos en el Estado de México, donde fueron enviados mil 100 efectivos para el resguardo de la frontera con Michoacán, aseguraron fuentes oficiales.