Banner

En cuanto a los tripulantes de la Estación Espacial Internacional se dijo que no corren ningún peligro, por lo que no tendrán que guarecerse de la radiación.

EL UNIVERSAL
MÉXICO, D.F.- La Tierra recibió una llamarada solar, la cual se dejó ver en la magnetósfera en forma de auroras boreales en altas altitudes.
Especialistas esperan tormentas geomagnéticas moderas sin consecuencia para sistemas eléctricos y de comunicaciones.
Por su parte, la NASA (Agencia Espacial Estadounidense, por sus siglas en inglés) decidió posponer ayer miércoles el lanzamiento del carguero Cygnus hacia la Estación Espacial Internacional, lo intentará hoy.
La llamarada o eyección de masa coronal, fue lanzada el 7 de enero y pertenece a la categoría X1.2, una de las más altas. Proviene de una enorme mancha solar llamada AR1944, la cual mide 200 mil kilómetros y su núcleo se tragaría a tres planetas.
La actividad moderada de AR1944, había provocado su monitoreo desde hace semanas para estar preparados para el momento en que lanzara una llamarada con dirección hacia la Tierra.
En cuanto a los tripulantes de la Estación Espacial Internacional se dijo que no corren ningún peligro, por lo que no tendrán que guarecerse de la radiación.