En Damasco, Maurer se reunió con varios funcionarios sirios, entre ellos el primer ministro, los ministros de Relaciones Exteriores, del Interior, Asuntos Sociales, de Salud, de Servicio de Agua y el jefe de la seguridad nacional.

NOTIMEX
Ginebra.- La situación humanitaria en Siria es "catastrófica", reconoció el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, al finalizar su visita de tres días al país árabe.
"Estoy profundamente preocupado por el hecho de que la mayoría de la población está directamente o indirectamente afectada por la espiral de violencia y por las restricciones a la ayuda humanitaria", afirmó Maurer en Damasco.
El país árabe en conflicto desde marzo de 2011 "está corto de insumos para la salud, de alimentación y otras necesidades básicas, especialmente en las zonas sitiadas, donde la situación es crítica", alertó Maurer.
La magnitud de la crisis en Siria, con millones de civiles afectados, "es asombrosa y la respuesta humanitaria insuficiente", sostuvo el presidente del CICR al terminar su visita.
Maurer, durante las reuniones oficiales, presionó por un mayor acceso humanitario a las personas necesitadas y a las más vulnerables.
Se reunió además con las familias desplazadas por el conflicto en Damasco Rural, así como con funcionarios y voluntarios de la Media Luna Roja siria.
Durante sus reuniones con el gobierno sirio, destacó los obstáculos que enfrenta el CICR en sus esfuerzos para entregar la ayuda a todas las personas necesitadas en toda esa nación, incluso en las zonas controladas por la oposición.
"Necesitamos que se nos permita hacer mucho más en Siria", urgió Maurer, quien subrayó que las necesidades de la población y la violencia van en aumento, especialmente en las zonas asediadas.
En Damasco, Maurer se reunió con varios funcionarios sirios, entre ellos el primer ministro, los ministros de Relaciones Exteriores, del Interior, Asuntos Sociales, de Salud, de Servicio de Agua y el jefe de la seguridad nacional.
Durante sus conversaciones, destacó la determinación del CICR de ofrecer más ayuda a todos los sirios en el frente y visitar los lugares de detención, a fin de supervisar las condiciones y el trato de las personas arrestadas en relación con el conflicto.