Banner

EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La economía mexicana inició el cuarto trimestre del año pasado todavía en terreno recesivo pero con tendencia a la recuperación, de acuerdo con los resultados más recientes del Sistema de Indicadores Cíclicos elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
El Sistema de Indicadores Cíclicos permite determinar la fase del ciclo económico en la que se encuentran sus dos indicadores compuestos: el coincidente y el adelantado. El indicador coincidente refleja el estado general de la economía, mientras que el adelantado busca señalar anticipadamente la trayectoria del indicador coincidente.
En octubre de 2013, el indicador coincidente se ubicó ligeramente por debajo de su tendencia de largo plazo al registrar un valor de 99.8 puntos, lo que representa una variación de -0.02 puntos respecto al mes anterior, con lo que hila 16 meses consecutivos a la baja.
Cuando este componente cíclico del indicador está decreciendo y se ubica por debajo de su tendencia de largo plazo, se dice que la economía se encuentra en fase recesiva.
Por su parte, el indicador adelantado en noviembre de 2013 se posicionó entre su fase de recuperación y de expansión al observar un valor de 100 puntos y un incremento de 0.06 puntos con respecto a octubre de ese mismo año. El Inegi destaca en su reporte que con la nueva información tanto el indicador coincidente como el indicador adelantado mejoraron su desempeño respecto a lo publicado el mes precedente.
El retroceso del indicador coincidente fue resultado de la evolución de los componentes cíclicos de las Importaciones Totales, del Índice de Ventas Netas al por menor en los Establecimientos Comerciales, del Indicador de la Actividad Económica Mensual y del Indicador de la Actividad Industrial que se posicionaron en su fase recesiva, mientras que el Número de Asegurados Permanentes en el IMSS se ubicó en su fase de desaceleración. Por el contrario, la Tasa de Desocupación Urbana se situó en su fase expansiva.