Banner

Grupo armado sometió a vigilantes privados y a trabajadores de un campo agrícola para llevarse unos 4 millones de pesos de un par de cajeros

Por Carlos Razcón Valenzuela

LA VOZ DEL PUERTO

GUAYMAS.- Mediante atraco a mano armada perpetrado en Campo “Guadalupe”, la madrugada de ayer, grupo de ladrones obtuvieron botín estimado en más de cuatro millones de pesos; el robo se originó un día después de que la Procuraduría General de Justicia del Estado retiró las subsedes de la Policía Estatal Investigadora (PEI), del poblado Morelos (La Atravesada), San Carlos y Vícam.

Entre ocho y diez tipos armados con pistolas, que llegaron en tres carros, sometieron y pusieron “pecho a tierra” a la seguridad privada del campo y a trabajadores que a las cuatro de la mañana se presentaban a laborar en el empaque hortícola.

Luego, durante una hora operaron con sopletes hasta violentar un par de cajeros del Banco Nacional de México (BANAMEX), donde recientemente se había realizado fuerte depósito para el pago -con tarjeta- de unos tres mil trabajadores agrícolas.

La institución bancaria, como ya es usual, guardó absoluto hermetismo sobre el monto de lo hurtado, mientras que personal de la PGJE, hasta ayer tarde interrogaba a personal de la empresa de seguridad privada.

Paralelo al atraco, numerosos vecinos guaymenses reportaron que, entre cuatro y cinco de la mañana, un convoy compuesto por varios vehículos con personas encapuchadas a bordo, pasó sobre el libramiento San José de Guaymas-San Judas Tadeo y se enfiló sobre la Carretera Internacional 15, rumbo al Sur de la Entidad.

Aunque el robo fue directamente contra BANAMEX, la empresa hortícola cuenta con avanzado sistema de vigilancia por cámaras de video.

Las autoridades, han guardado secrecía sobre la investigación, pero no descartaban que el caso se aclare en las próximas horas.

Al conocerse de este asalto, las corporaciones policíacas, tanto de Guaymas y Empalme, así como de la Policía Estatal Investigadora, implementaron un amplio operativo en el Valle, en busca de algún rastro que pudiera llevarles a la localización de los delincuentes, pero todo con resultados infructuosos.