Los nosocomios deberán otorgar inmediatamente el servicio médico a las víctimas de un hecho delictivo sin condicionarlo a la presentación de una denuncia ante el Ministerio Público.

Staff

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Los hospitales públicos del País estarán obligados a brindar atención inmediata de urgencias a las personas que hayan sufrido un delito.

A un año de que entró en vigor la Ley General de Víctimas, el Ejecutivo Federal emitió un proyecto de decreto que define nuevas obligaciones para las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud.

Entre ellas, que los nosocomios deberán otorgar inmediatamente el servicio médico a las víctimas de un hecho delictivo sin condicionarlo a la presentación de una denuncia ante el Ministerio Público.

Además, que deberán atender la emergencia sin importar que, posteriormente, el paciente sea reconocido o no por las autoridades como “víctima”, es decir, como alguien que sufrió directa o indirectamente un daño físico o psicológico tras la comisión de un delito.

En caso de que el hospital no cuente con recursos para resolver la urgencia médica, deberá estabilizar al paciente para luego transferirlo a otro establecimiento del sector público que sí garantice su tratamiento.

“Las víctimas que hayan sufrido lesiones, enfermedades y traumas emocionales provenientes del delito, o de la violación a sus derechos humanos, tienen el derecho de que se les restituya su salud física y mental”, indica el proyecto de decreto.

“Para tal efecto, las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud se encuentran obligadas a brindarles servicios de atención médica”, señala.

El anteproyecto, que añade 12 artículos al Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Prestación de Servicios de Atención Médica, no menciona si los hospitales privados estarán sujetos a la misma normatividad.

Apenas la semana pasada se dio a conocer el caso de una mujer que murió a la entrada del hospital privado Escandón, donde el personal le negó la atención médica pese a que iba gravemente herida del disparo que recibió en un atraco.

El argumento del personal del nosocomio fue que no había en ese momento un agente del MP que iniciara una averiguación previa del caso.