Mario Rivas Hernández
Abelandia: el pulso de la política

ESTA VEZ EL CLIMA fue generoso con Abelandia y sus visitantes: templado y con un cielo límpido. Sin asomo de lluvia.
“El conteo más reciente sumaba ya 864 personas”, me diría RICARDO BOURS alrededor de las 17:30 horas.
Pero llegarían otros convidados, como VERNÓN PÉREZ RUBIO, diputado local, que llegó acompañado de otras personas.
COMO YA SE LO HABÍA adelantado aquí mismo, nos fuimos en la camioneta del Ing. LUIS RAFAEL RENERO AMPARÁN, el Delegado del CEN del PRI en Chihuahua, JULIÁN LUZANILLA, su asistente, el Lic. OSCAR QUINTANA, y yo.
Cuando arribamos a Abelandia la fiesta había alcanzado su clímax.
Bajo las amplias carpas cientos de invitados departían a las mesas.
Ya se encontraba ahí el ex-alcalde de Cajeme, FAUSTINO FÉLIX ESCALANTE, tocado con un sombrero texano y lentes obscuros. A su derecha, SERGIO CHÁVEZ CASTRO y al frente MARTÍN GÁNDARA CAMOU, ganadero por vocación y hotelero por devoción.
Un día antes, el viernes, el diputado federal FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ, estuvo por algunas horas.
“Él y Gustavo Kury se echaron un palomazo con el bajo”, me diría alguien.
Y es que el grupo “La Tierra” nos llega por igual a quienes hemos rebasado los 60 que a los que andan en los cuarenta y tantos.
Me cae que sí.
Invitado personal de Ricardo Bours, disfrutaba de la calidez humana que se intercomunicaba en la convivencia, JUAN SALVADOR ESQUER ACEDO, director general de la Contraloría de SAGARPA.
Lo cierto es que el obregonense fue muy saludado, créame.
DE LOS TEMPRANEROS EL SÁBADO, PEPE MORALES, ex-alcalde de Navojoa, fue de los más notorios.
Con él, en la Lincoln, venía MARTÍN CAMPOY, a quien saludé de carrerita.
La verdad sea dicha, uno debía de tener mucho cuidado al caminar pues era fácil toparse con un diputado local o con un alcalde.
Verbigracia: a la misma mesa se encontraban los alcaldes de Bácum, EFRÉN ROMERO ARREOLA, y de Benito Juárez, GUILLERMO PAREDES.
Efrén estaba rodeado de sus colaboradores más cercanos. A saber: el poderoso asesor JUAN DE DIOS JOCOBI, avecindado, igual que el munícipe, en San José de Bácum.
Igual, el secretario del Ayuntamiento, operador político sin lugar a dudas, ÁLVARO ROSAS.
Y también el secretario de Desarrollo Social, el Dr. RAMÓN SERVÍN DE LA MORA.
Naturalmente, el alcalde de Cajeme, ROGELIO DÍAZ BROWN, que llegó acompañado por el secretario de Desarrollo Urbano, LUIS HUMBERTO MEZA y por el secretario del Ayuntamiento, ANTONIO ALVIDREZ LABRADO.
Después, observaría y saludaría a CARLOS LARES PONCE, de Economía; a SERGIO GASTÉLUM ALLARD, de Finanzas; a CARLOS IBARRA BRINGAS, Oficial Mayor y a EMY OCHOA BAZÚA, de Desarrollo Social.
A mi llegada, el saludo a ROBERTO ESCALANTE PERAZA y a MARCELO AGUILAR, así como el abogado LUIS CARLOS LÓPEZ PADILLA y a LUIS ARMANDO ALCALÁ.
El director regional de ASERCA, DANIEL TRELLES IRURETAGOYENA, llegó acompañando al diputado federal ANTONIO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ.
De Nogales, se descolgó el diputado local ALEJANDRO GARCÍA ROSAS, por cierto nativo de Ciudad Obregón.
De Puerto Peñasco, viajó exprofeso, el alcalde GERARDO FIGUEROA, mientras que de Hermosillo el empresario CÉSAR HOLGUÍN, sobrino de MOISÉS ZAZUETA, ex-delegado de Pesca en Sonora.
Debo confesar que me fue especialmente grato conversar con ERNESTO GÁNDARA CAMOU, Senador, hermosillense, heredero de la vocación política de su señor padre, mi inolvidable amigo don CÉSAR GÁNDARA LABORÍN.
Con VÍCTOR HUGO CELAYA CELAYA, el político de Átil, sólo hubo un saludo a la distancia, pues ya me había tomado un café con él en el restaurant del padre MARCO ANTONIO FIGUEROA, a media mañana.
Víctor Hugo, había desayunado en el Holiday Inn, con ROBERTO GONZÁLEZ LABORÍN, con ADRIÁN MANJARREZ DÍAZ, el agroindustrial ANTONIO GÁNDARA ASTIAZARÁN y con FRANCISCO (El Chito) CELAYA CELAYA.
Otro legislador local presente, fue ABRAHAM MONTIJO y, naturalmente, uno de los anfitriones, ABEL MURRIETA GUTIÉRREZ, cuyo progenitor, don ABEL MURRIETA, estuvo a partir un piñón con ROGELIO DÍAZ BROWN RAMOS, papá de quien usted ya sabe.
Por cierto, a la misma mesa observé a CÉSAR GÁNDARA CAMOU.
De Álamos, el alcalde BENJAMÍN ANAYA ROSAS; de Navojoa, El Pitillo ALBERTO GUERRERO mientras que de San Ignacio Río Muerto, PEDRO FLORES MORENO.
Y claro: el alcalde anfitrión, MARTÍN BELTRÁN CABALLERO.
Por ahí, el saludo efusivo del munícipe de Rosario, RAFAEL (El Faly) BUELNA CLARK.
Y de pronto, el rostro jubiloso de OCTAVIO PARRA GASTÉLUM, quien, metiéndose en el abrazo con el columnista, advertía:
“¡No me pongas falta, anótame en la libreta!” Faltaría más, mi Tavo.
CONTRA LO QUE PUDIERA pensarse, en Abelandia no se cabildea. No se hace promoción política en forma abierta. La gente asiste a divertirse, a disfrutar del buen yantar y a rendirle tributo a la mexicana alegría.
Desde luego: Abelandia se ha convertido en el pulso político de la región. Es un referente si bien tal vez no el único.
Pero la gente habla de otras cosas. Es increíblemente cordial. Es como si se hubieran dejado atrás, guardadas en el clóset de la cotidianidad urbana, los rencores, los pleitos y hasta los celos políticos.
Nadie ofende a nadie. Nadie trae a colación conflictos de la ciudad.
Esto yo lo he experimentado en los ya muchos años como invitado de los anfitriones.
Pues sí: ahí estuvieron Ernesto Gándara y Toño Astiazarán.
Pero nadie hizo proselitismo, saludaron a la pasada, platicaron aquí y allá pero de política simplemente no se habló.
¿Qué hubo valores sobreentendidos?
A lo mejor. Pero en todo caso esto es inevitable.
Y prosigo: en algún momento, BALTAZAR PERAL GUERRERO se sentó a conversar con el columnista.
“No, no le veo sentido a la pretendida municipalización de Pueblo Yaqui. No tiene asideras sustentables”, reflexionaba.
A su lado, ALFONSO ELÍAS SERRANO, jerarca del PRI estatal, iba más allá:
“Los que promueven esto, están abonando a la división del partido”.
--¿Y quiénes se suponen que abonan a la división del PRI, Alfonso?
--Hay gente del PAN pero también de casa.
Al costo, caro lector. Al costo.
A BALTAZAR PERAL LE PREOCUPAN también otras cosas:
--Acaban de robarse tres tractores propiedad del organismo ejidal de Abel Castro Grijalva y hoy en la madrugada un grupo armado asaltó el campo “Guadalupe” de Marco Antonio Llano Zaragoza, en el Valle de Guaymas. La información indica que fueron varios millones los que se robaron de los cajeros de Banamex— relataba, con la preocupación reflejada en el rostro.
--¿Tiene algo qué ver una cosa con la otra?
--Pues dicen que es el mismo estilo, hay coincidencias.
Interviene Alfonso Elías:
--La semana pasada asaltaron la Mina Santa Elena, que está en el Municipio de Banámichi. Se robaron 600 kilos de oro.
Alguien más, a quien no pude identificar, añadiría:
“Y hoy en la madrugada se robaron una nodriza con fertilizantes de un campo agrícola en el Valle del Yaqui”.
NO SERÍA SINO HORAS DESPUÉS, cuando intentaba conciliar el sueño, que pude dimensionar la gravedad de los acontecimientos.
Y concluí: hay una o más bandas pegándole durísimo al campo.
De estas cosas sí se habla en Abelandia, porque no todo ha de ser fiesta.
A fin de cuentas, los problemas lo alcanzan a uno a donde vaya.
DISCRETOS PERO VISIBLES, se encontraban sobre una plataforma encementada bajo un portal, ISSAC APODACA LAUTERIO y RAMSÉS ARCE, mientras que en un pequeño grupito detecté a ROBERTO TAPIA CHAN.
Todos, de las fuerzas policiales de la región.
A la distancia, observo a los abogados NICOLÁS y ALEJANDRO OLEA, así como a PIPO ZUBÍA, a SALVADOR LONGORIA, al “Papi” RAFAEL HERNÁNDEZ, en tanto que JOSÉ MARÍA URREA BERNAL, muestra su gusto por el placer del habano.
NO LO HABÍA VISTO EN mucho tiempo pero el reencuentro fue cordial.
ROBERTO RUIBAL CORELLA lucía más delgado, el rostro impasible ante el paso del tiempo.
Más allá, el saludo a JUAN PEDRO ROBLES, de Hermosillo. Desde luego, la charla sobre cultura e historia, con BULMARO PACHECO MORENO.
Más tarde, sostendría otra interesante conversación con el historiador IGNACIO LAGARDA.
Repentinamente, el desfile de viejos conocidos y viejos amigos. A saber: el abogado RAMÓN CASTAÑEDA FÉLIX y su vástago, JULIO CÉSAR CASTAÑEDA.
Y el Síndico de Cajeme, MANUEL MONTAÑO. Y CRISTÓBAL BLANCAS VÍRGEN. Y GABRIEL BALDENEBRO PATRÓN, cuya interpretación de “¡Mátalas!”, nos quedamos esperando muchos.
Y JUAN IGNACIO y CARLOS GARCÍA, perredistas de prosapia. El primero, recuerda el saludo póstumo que el compositor ROSENDO MONTIEL le envió por su conducto a Julián Luzanilla.
Y el Dr. ALEJANDRO VILLEGAS ORRANTÍA, que atendió temprano su consultorio, concluyó sus deberes profesionales y se fue a Abelandia.
Y los Periodistas de Hermosillo OSCAR CASTRO, de Dossier Político; ANTONIO DUARTE GARCÍA, de la Revista Así, y miembro de un panel de Megacable-Hermosillo. Y también SAMUEL VALENZUELA.
Magnífica y aleccionadora charla con el ex-alcalde de Navojoa, GUSTAVO MENDÍVIL AMPARÁN. Igual, con el escultor FRANCISCO CÁRDENAS ANGUIS, con quien evoqué los orígenes de algunas de las piezas con las que estructuró su obra de la entrada norte de Ciudad Obregón.
Y LUDOLFO MEZA. Y RODOLFO GÓMEZ URBALEJO. Y DIEGO PINTO LEÓN, hijo de NACHO PINTO y nieto de RODOLFO LEÓN MANZO. RODRIGO BOURS CASTELO, todo de negro él. Muy a la carrera el saludo a MARIO VALENZUELA TERMINEL y al Profesor MARIO ALBERTO VALENZUELA, de Villa Juárez. Y a REGINO ANGULO hijo, recién reelecto en su organización. Y DIEGO COTA COTA, quien me presentó a ARMANDO BELTRONES. Y JUAN RURICO LÓPEZ, SERGIO CRUZ y AQUILES SOUQUE BRITO, que estuvieron juntos a la mesa. Y MIGUEL ANGEL MURILLO y MANUEL PALMA.
Y el cirujano cardiovascular, MARCO ANTONIO HERNÁNDEZ CARRILLO, de Prestaciones Médicas del IMSS en Sonora. Y a EFRÉN ROSAS. Y a LORENZO ROJAS. Y a mi amigo de toda una vida, ANDRÉS (el de Cuencamé) ALVARADO. Y mi cuate de tantos años, EDUARDO (El Chiquilín) DOMÍNGUEZ. Y a JOSÉ IVICH. Y a ISRAEL SOLÓRZANO. Y a FRANCISCO GUTIÉRREZ FRAIJO. Y al Dr. TRINIDAD MURRIETA. Y a NAZARIO MURRIETA. Y a RIGOBERTO ROSAS ROBLES, cetemista del ejido “Colosio”.
Y a TOMÁS ROJO VALENCIA (“Después de la reunión del martes en México, nos vamos a juntar en Vícam, vas a ser invitado al wakabaki”). Y al Payo FRANCISCO JAVIER RAMOS BOURS. Y a los hermanos de Huatabampo, DANIEL y CHABETO IBARRA. Y a MARIO GUERRA. Y a ARTURO KNAPP. Y a ALFONSO AYALA FONSECA.
Antes del retorno, una larga plática, muy en lo corto, entre Ricardo Bours y Julián Luzanilla. ¿De qué hablaron?
Pues quien sabe.
Mañana, Dios mediante, agregaré a la lista los nombres que se me quedaron en el tintero, que decían los ancestros.
Es todo.
Le abrazo.