Contempla el Instituto flexibilizar los requisitos para un segundo financiamiento y otorgar mayores subsidios

Por Verónica Gascón

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Este año, el INFONAVIT incrementará el tope de sus créditos de 435 mil a 700 mil pesos, aseguró su director general, Alejandro Murat.

Este es uno de los cuatro programas que el Instituto tiene pensado implementar para ampliar la demanda de vivienda.

En conferencia de prensa, donde estuvo presente el titular de Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), Jorge Carlos Ramírez Marín, Murat señaló que parte de la estrategia también contempla flexibilizar los requisitos para un segundo crédito, además de otorgar mayores subsidios.

“Estamos planteando cuatro programas puntuales para ampliar la demanda, atender sectores que no se habían atendido para generar una cartera robusta de nuevos perfiles de derechohabientes. El primer segmento tiene que ver con que se incrementarán los montos a 700 mil pesos, esto en conjunto con subsidios de 2.5 a 5%”, externó Murat.

Refirió que hay 1.3 millones de derechohabientes con potencial de ejercer un crédito.

También, agregó, habrá menos restricciones para solicitar un segundo crédito, para el cual se pedía tener por lo menos tres años en un empleo formal y cinco de haber solicitado el primero.



Piden a banca confiar

en sector vivienda

El titular de la SEDATU, Jorge Carlos Ramírez Marín, negocia con la banca una mayor participación en el sector.

En conferencia, el funcionario dijo que ha sostenido reuniones con los bancos para intentar inyectarles confianza, con el mensaje de que no hay una crisis generalizada en la vivienda y con los apoyos en garantías que habrá este año para aminorar riesgos.

“Están adoptando medidas con mayor cautela. Lo que nosotros les decimos a los bancos es que el sector no puede tener un tratamiento generalizado porque, como lo demuestran los números, no hay ninguna situación de crisis generalizada en el sector vivienda, hay ajustes en el mercado”, comentó.

Señaló que hay empresas que tienen solvencia porque mantuvieron sus finanzas sanas y tienen un gran potencial, a diferencia de las tres más grandes, Urbi, Geo y Homex, que se encuentran al borde de un concurso mercantil.

“Son empresas con reservas sanas, que nos permitirían tener un desarrollo de vivienda para los próximos 10 años. Las empresas desarrolladoras mexicanas están en muy buena posición y merecerían un trato de mayor confianza de parte de la banca, esto es lo que estamos buscando propiciar”, manifestó Ramírez Marín.

El secretario aseguró que la cifra histórica del financiamiento de la banca al sector vivienda llegó a ser de 60 mil millones de pesos, sin embargo, ahora se encuentra a la mitad.