Por Abel Barajas
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La Procuraduría General de la República busca a 17 líderes y operadores de Los Caballeros Templarios por los que ofrece un total 130 millones de pesos en recompensas.
En su página de recompensas, la dependencia ofrece dos partidas de 30 millones de pesos cada una, tres de 10 millones, dos de 5 millones y diez de 3 millones contra implicados en el tráfico de drogas a Estados Unidos, operaciones de lavado y atentados contra las fuerzas del orden.
Las principales ofertas son por el paradero de Servando Gómez Martínez “La Tuta” y Dionisio Loya Plancarte “El Tío”, considerados como los líderes principales de la organización y cuyas cabezas tienen un precio de 30 millones de pesos cada una.
Las recompensas de 10 millones de pesos se ofrecen por Ignacio Rentería Andrade “El Nacho” o “El Cenizo”, quien opera en Uruapan y tiene influencia en Apatzingán, y Enrique Plancarte Solís “La Chiva” o “Kike Plancarte”, mando en Múgica o Nueva Italia.
El mismo valor tiene la información que lleve a la captura de Samer José Servín Juárez, un ex subordinado de Nazario Moreno “El Chayo”, líder Templario muerto en 2010, a quien la PGR implica en el tráfico de drogas y operaciones de lavado en Morelia, Querétaro y Reynosa, Tamaulipas.
Se ofrecen 5 millones de pesos por Alfonso Chávez Ruiz, a quien se le ubica como uno de los hombres que estaban bajo las órdenes directas de “El Chayo” en Morelia y como uno de los principales blanqueadores del dinero de los Templarios.
La misma recompensa se ofrece por Juan Reza Sánchez “Juanito”, quien según la PGR opera en Washington y California, Estados Unidos, además de que era operador de Jesús Méndez Vargas “El Chango Méndez” -detenido en 2011- y Anel Violeta Noriega Ríos “La Chula”, de la Familia Michoacana.
En relación a las 10 recompensas de 3 millones de pesos, la primera de ellas es para ubicar a Nicandro Barrera Medrano “El Nica”, con influencia en Morelia, Ario de Rosales y Turicato, así como uno de los emisarios que envían a Texas para cobrar cuentas a deudores de cocaína y crystal.
Para la PGR, este sujeto también es operador financiero de los Templarios porque comanda un grupo de personas que se dedican a pasar dinero por la frontera y llevarlo hasta Michoacán; también lo involucran en secuestros, cobros de plaza, extorsiones, asesinatos y decapitaciones.
La misma recompensa se ofrece por 7 sicarios y escoltas de “La Tuta” que operan en Arteaga, Huetamo y Lázaro Cárdenas, implicados en el “levantón” y ejecución de 12 Policías Federales registrado el 12 de julio de 2009, en Arteaga, supuestamente ordenado por Nazario Moreno “El Chayo”.
Sus nombres son Genaro Orozco Flores “El Cholo”, Jesús Tapia Sánchez “El Zanate”, Eligio Hernández García “El Lico”, Jaime Bustos Cabrera “El Grande”, César Carrillo Tapia “El Carrillo”, Jovany Michel Rico “El Jocker” y Heriberto Hernández Sánchez “El Chelís”.
Igual ofrecimiento existe para localizar a Pablo Magaña Serrato “La Morsa” o “Tritón” o “M5”, jefe de plaza en Zitácuaro y a quien las autoridades señalan como el organizador del atentado del 14 de junio de 2010 contra la Policía Federal, en la que resultaron muertos 10 agentes.
El último de esta lista es Omar Tafolla Rodríguez “El Gory”, uno de los principales operadores de los Templarios en Morelia, ex allegado de “El Chayo” y encargado de la venta de narcomenudeo en la región.
Los Caballeros Templarios nacieron en marzo de 2011 como una escisión de La Familia Michoacana, un año después de que el Gobierno Federal diera por muerto a “El Chayo”, líder delictivo con tendencias mesiánicas.