Banner

Dispararon desconocidos contra Osuna Muñer cuando se encontraba a bordo de su automóvil; resultó ileso


Staff de Redacción

EL INFORMADOR DEL MAYO

NAVOJOA.- Marco Antonio Osuna Muñer, de 55 años de edad, miembro activo del ejido San Pedro Río Mayo, avecindado en la colonia Juárez, fue objeto de un atentado a balazos por sujetos de momento desconocidos, cuando se encontraba a bordo de su automóvil, alrededor de las 9:10 horas de ayer, por la avenida Miguel Hidalgo y calle García Morales, del sector Centro.

Dicho ejidatario presentó lesiones leves (escoriaciones) en el rostro lado izquierdo (mejilla), por esquirlas de vidrio, por lo que fue atendido por paramédicos de Bomberos, y no fue necesario trasladarlo a un hospital.

Agentes de Seguridad Pública Municipal y de la Policía Estatal Investigadora, acudieron al lugar con el fin de llevar a cabo las primeras averiguaciones, estableciendo que Osuna Muñer, estacionó su vehículo Nissan, línea Sentra sedán, modelo 2002, color dorado, con placas de circulación WAH-47-13, por la avenida Hidalgo y calle García Morales en dirección de oriente a poniente y al estar a bordo intercambiando números telefónicos con el periodista Joaquín Hernández Nolasco escuchó dos detonaciones con arma de fuego y por instinto volteó hacia su lado izquierdo, dándose cuenta que el vidrio de la puerta lado izquierdo presentaba un orificio en la parte media, y enseguida se sintió lesionado del rostro lado izquierdo.

Al continuar con las indagaciones, se estableció que los presuntos responsables de la agresión a balazos que sufrió el ejidatario de San Pedro fueron dos sujetos que viajaban a bordo de un auto sedán, línea Tsuru, color negro, modelo atrasado, cuyo conductor se estacionó a dos metros aproximadamente en forma paralela al vehículo donde estaba Marco Antonio Osuna Muñer, y el tipo que iba de copiloto, de tez morena clara, complexión delgada, de 40 a 45 años, sacó un arma de fuego y efectuó dos disparos, impactando una de las balas en cristal de la puerta delantera izquierda y otra en el marco de la puerta posterior.

Peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado, llevaron a cabo una inspección en el sitio de los hechos, sin encontrar casquillos percutidos.

El agente primero del Ministerio Público Sigifredo Vázquez, se encargó de dar fe de los hechos.