EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Luego de la ejecución del mexicano Édgar Tamayo en Texas, familiares del policía asesinado, Guy Gaddis, hicieron unas primeras declaraciones ante los medios de comunicación.
“Me da gusto que se haya terminado esto y mi corazón destrozado se siente mejor”, inició diciendo la madre del policía, Gayle Gaddis.
“Estamos aquí para recordar quien fue la víctima en realidad en este crimen”, sostuvo por su parte el hermano, Garry Gaddis, al explicar que su familia cree en la justicia y por ello permanecen juntos.
De igual forma reveló, esto en idioma español, que “tengo muchos amigos mexicanos, estudiantes que han perdido miembros de su familia por la violencia que está ocurriendo”.
Abrazando a su madre también estaba el otro hermano, Glenn Gaddis, quien alcanzó a decir: “es un cobarde que mató a mi hermano por la espalda”. Después, todos se retiraron.
El Estado de Texas ejecutó la noche de ese miércoles, mediante inyección letal, al mexicano Édgar Tamayo Arias, acusado de matar al policía Guy Gaddis en 1994.
Programada en principio para las 18:00 horas, la ejecución se retrasó por más de tres horas, al prolongarse la revisión por parte de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos de las últimas apelaciones que interpusieron sus abogados.
El mexicano de 46 años de edad, originario de Miacatlán, Estado de Morelos, fue declarado muerto a las 21:30 horas locales, minutos después que se le inyectara la dosis letal de fármacos en la unidad carcelaria Walls, en Huntsville, al Noroeste de Houston.