Banner

Aún así el número de asesinatos fue 16.5% menor con respecto al 2012

Por Diana Baptista
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- En 2013, en México se asesinó a un promedio de 49 personas al día.
Según datos de las Procuradurías de Justicia de los estados, en el País se denunciaron 18 mil 143 homicidios dolosos.
El número de asesinatos fue 16.5% menor con respecto al 2012, año en que se contabilizaron 21 mil 728; la tendencia a la baja anual se percibe desde 2011.
Las entidades con mayor número de asesinatos fueron Guerrero, con 2 mil 87; Edomex, con mil 932; Chihuahua, con mil 443; Sinaloa, con mil 208, y Jalisco, con mil 96.
“(La baja) tiene que ver con la estrategia de Gobierno de Calderón de los últimos dos años y de Peña Nieto, de combatir a las bandas más violentas, básicamente Los Zetas, y con que algunas regiones con altos índices han bajado porque ahí funcionó la estrategia. De hecho, podría estar muy asociada a la baja en Ciudad Juárez, Tijuana, y Monterrey, aunque en el resto sigue la tendencia (de homicidios)”, afirmó Jorge Chabat, especialista en seguridad del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).
El Cártel de Sinaloa logró establecer hegemonía en territorios disputados por bandas criminales, explicó el experto, lo cual disminuyó los enfrentamientos mortales entre ellos.
Juan Federico Arriola, especialista en criminalidad de la Universidad Iberoamericana (UIA), consideró que la baja en homicidios no es suficiente para considerar exitosa la estrategia de seguridad federal y estatal, pues miles siguen siendo asesinados en México cada año.
Recordó que las cifras de homicidio no contemplan el número de desaparecidos que han sido ejecutados, y cuyos restos permanecen sin localizar.
El investigador de la UIA agregó que, para entender los altos niveles de violencia en el País, también se debe tomar en cuenta el tráfico indiscriminado de armas de alto poder provenientes de Estados Unidos, las cuales caen en manos de grupos criminales.
“El Estado mexicano, desde hace varias décadas, a través de varios gobiernos, ha fracasado (en materia de seguridad) de manera rotunda por la falta de políticas públicas; por falta de coordinación en todos los niveles de Gobierno; por incongruencia de las leyes penales; por un sistema penitenciario obsoleto, caduco y corrompido”, opinó Arriola.
El alto número de homicidios, secuestro y extorsiones, añadió, indica el fracaso del primer año de Gobierno de Enrique Peña Nieto, pues la violencia no logró acotarse significativamente.