Fortalecen regulación a establecimientos que rebasen las 25 toneladas de bióxido de carbono al año

Por Mariana León

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- La Secretaría de Medio Ambiente fortalecerá la regulación de las emisiones contaminantes de establecimientos que rebasen las 25 toneladas de bióxido de carbono al año, es decir, que superen la recomendación de la Organización Mundial de la Salud.

Como parte de los reglamentos de la Ley General de Cambio Climático, la SEMARNAT obligará a estas fuentes a identificar las emisiones directas y estimar la emisión de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

En caso de incumplimiento o inconsistencias en el reporte que presente el establecimiento, la dependencia podría imponer sanciones a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).

Organizaciones ambientales estiman que en México ocurren cada año 14 mil 700 muertes prematuras debido principalmente a la deficiente calidad del aire, provocada por la mala calidad de los vehículos, transporte público y fuentes fijas, como fábricas o industrias.

El nuevo reporte de las emisiones contaminantes directas e indirectas deberá cuantificarse en toneladas anuales del compuesto o gas de efecto invernadero de que se trate y su equivalente en toneladas anuales de bióxido de carbono.

También se crearán organismos de verificación de certificación para que puedan seguir operando, según detalla la regulación que se encuentra en estudio en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (COFEMER).

“El comité técnico de acreditación de Organismos de Verificación o de Certificación será el establecido para evaluar la acreditación de las unidades de verificación en términos de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización, en el cual participarán la SEMARNAT y la PROFEPA”, señala.

Con la medida, detalla, se busca recopilar y utilizar los datos para crear inventarios más precisos de emisiones y tendrá 30 días, a partir de entregado el reporte correspondiente, para hacer apuntes y consideraciones.

El establecimiento sujeto a reporte podrá corregir, mediante aviso, cualquier inconsistencia o dato erróneo en la cuantificación de las emisiones reportadas que se hayan incorporado al registro, antes de que la Secretaría realice actos de inspección y vigilancia para verificar la información.