Advierten a ilegales que de retornar habrá consecuencias penales o administrativas si intentan reingresar al País

Por Silvia Garduño

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El número de indocumentados mexicanos deportados por las autoridades migratorias de Estados Unidos sigue a la baja, pero cada vez más son etiquetados como sujetos a sanciones de intentar regresar a ese País.

De acuerdo con un reporte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) de EU, durante el año fiscal 2012 fueron deportados 438 mil 688 mexicanos, cifra 11.3 por ciento inferior a la de 2011.

De ese total, el 70 por ciento corresponde a la categoría de “removidos”, es decir, quienes fueron repatriados desde EU con una orden que puede traer consecuencias penales o administrativas si intentan reingresar al País.

Los migrantes removidos no son detenidos al intentar cruzar la frontera, sino que son residentes que comenten algún delito o falta administrativa.

En 2012, el 49.2 por ciento de los mexicanos que fueron removidos cumplieron alguna condena penal por haber cometido algún delito en EU.

En el 23 por ciento de los casos, la ofensa cometida fue una infracción de tránsito, y en el 24 por ciento se trató de violaciones a la Ley Federal de Inmigración de los Estados Unidos.

Aunque el total de mexicanos repatriados disminuyó entre 2011 y 2012, la cifra de connacionales removidos creció 6 por ciento.

Así, la baja en la deportación de mexicanos se explica por la disminución de los mexicanos “regresados” sin orden de remoción alguna, regularmente capturados en su intento por cruzar la frontera. En 2012 fueron regresados a México 131 mil 818 connacionales, 73 mil 777 menos que en 2011.

Aunque los números de centroamericanos deportados son mucho menores a los de los mexicanos, las tendencias de sus deportaciones son superiores.

Entre 2011 y 2012, el número de guatemaltecos removidos creció 27 por ciento, y el de hondureños 43 por ciento.

Por su bajo número, el reporte del DHS no calcula migrantes deportados sin orden de remoción para los ciudadanos centroamericanos, a excepción de los guatemaltecos. En 2012, un total de 2 mil 298 guatemaltecos fueron regresados a su País.

Aunque entre 2011 y 2012 las deportaciones de mexicanos disminuyeron, éstas todavía se encuentran entre las más altas de la historia.

De acuerdo con el Pew Hispanic Center, la deportación de 400 mil migrantes cada año, en promedio, durante la gestión de Barack Obama es 30 por ciento superior a cualquier año de la administración de George Bush.

Pese a sus esfuerzos para lograr una reforma migratoria en Estados Unidos, el Gobierno de Obama ostenta así el récord del mayor número de deportaciones de migrantes indocumentados.