SERGIO IBARRA
De gerente de una tienda de modas, cansada de la narcoviolencia michoacana, tomó las armas para convertirse en la ‘Comandante Bonita’

Sus compañeros le apodan la “Comandante Bonita”, no obstante a que, según algunos, “es más carabona que bonita” y es, hasta el momento, la única mujer que en días pasados estuvo en las “tomas” de Parácuaro y Nueva Italia, Michoacán. No es, ni por mucho, agente de alguna corporación policíaca o del Ejército. Es sólo que se cansó de vivir con el miedo y de esperar a ver quién es el siguiente muerto y armada de valor, porque no quiere que sus dos hijas vivan el terror y el miedo que se respira en Michoacán, se unió a los grupos de autodefensa y se dispuso a hacer lo que no habían podido lograr todas las corporaciones juntas; acabar con el grupo criminal Los Caballeros Templarios... Atraídos por la fama de la nueva Adelita mexicana, el periódico El Mundo, de España quiso saber más al respecto de la “Comandante Bonita” y ahí descubrió que ésta es originaria de la comunidad de Cenobio Moreno, Municipio de Apatzingán y que antes de tomar las armas, la señora se desempeñaba como gerente de una tienda de modas, “hasta que me cansé de las extorsiones y de ver cómo desaparecían a la gente”... La Comandante Bonita le contó a los reporteros españoles que después de haber vivido durante 15 años en los Estados Unidos, regresó a su tierra sólo para encontrarse con el miedo que había en todos los habitantes de su pueblo, por lo que se decidió luchar por un País libre de “esta basura de los cárteles de la droga”... Sus compañeros la describen así en las redes sociales: “Ejemplo para muchos Hombres y mujeres de otros pueblos que no han tenido el valor de defender sus pueblos y Familias y quien dijo que las mujeres no tienen el producto de gallina que se necesita para luchar si de la mujer nace el hombre quiere decir que tienen eso y más, animo a todas las mujeres que luchan mis más sinceros respetos y admiración por su valentía orgullosas Michoacanas”... Y A PROPÓSITO de comandantes y fallidos propósitos para acabar con la guerra que han emprendido en contra del crimen organizado los ciudadanos de Michoacán, la Secretaría de Gobernación, dio a conocer ayer la renuncia del general colombiano Óscar Naranjo Trujillo, mismo que se había venido desempeñando como asesor en políticas públicas en materia de seguridad... Y aunque no se expresa en el comunicado, pero lo cierto es que el hombre había llegado a México, contratado para hacer frente a los grupos del crimen organizado que ya habían puesto de rodillas al Gobierno Federal en algunos estados de la República como Guerrero, Tamaulipas, Veracruz y Michoacán, entidades en donde, a fuerza de ser claros, hay que decirlo, el Estado sigue perdiendo la batalla y que, de no ser por los grupos de autodefensa que se han levantado en armas en contra del narco, hace mucho que se hubieran convertido en pueblos fantasmas como ya ocurrió en Tamaulipas, en donde hasta la fecha, sigue imperando la ley del revólver... En un texto que, desde luego, no se creyeron ni ellos solos, la Secretaría de Gobernación le expresa las gracias al general colombiano por sus servicios prestados. Así reza la carta que le fue entregada a Naranjo y que, desde luego, a partir de mañana, estará adornando su despacho particular: “Las autoridades mexicanas agradecen y reconocen ampliamente la labor que desempeñó el general Naranjo Trujillo, así como su contribución en materia del diseño de estrategias de seguridad para nuestro País”... Estrategias que, desde luego, siguen sin verse por ninguna parte...

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla