Banner

Notice: Trying to get property of non-object in /home/tribuna/public_html/templates/gk_twn/html/com_content/article/default.php on line 174

Por Ma. Dolores Ortega
AGENCIA REFORMA
MONTERREY.- Las personas físicas -incluyendo a los del Régimen de Incorporación Fiscal- y morales tendrán que dejar de utilizar este año el efectivo, en sus compras superiores a 2 mil pesos, incluyendo el pago de nómina que hacen a los trabajadores, advirtieron fiscalistas.
Para que puedan hacer deducibles sus erogaciones, es necesario que éstas sean liquidadas desde cuentas abiertas a nombre del contribuyente en el sistema financiero, según establece la nueva Ley del Impuesto Sobre la Renta.
Ya sea por transferencias electrónicas, cheque nominativo de la cuenta del contribuyente, tarjeta de crédito, débito o de servicios, es como tendrán que ser pagadas las compras y pagos superiores a 2 mil pesos, a partir de este año.
Roberto Cavazos, director de CPA Global, señaló que de acuerdo a la fracción tercera del artículo 27 de la nueva Ley de ISR, hasta los pagos de nómina superiores a 2 mil pesos ya no deben ser en efectivo sino a través de un servicio financiero.
“La Ley de ISR anterior exceptuaba (el pago de nómina), sin embargo con la modificación a la Ley Federal del Trabajo ahora en la nueva Ley de ISR quitan la excepción, lo que significa que esos pagos quedan amparados en los requisitos de las deducciones (de comprobante fiscal y que los pagos superiores a 2 mil pesos sean a través de un servicio bancario)”, explicó.
Raúl González, fiscalista de Pérez Góngora y Asociados, dijo que la exigencia del fisco de que los pagos sean a través de un servicio financiero y ya no en efectivo, es con el fin de conocer los verdaderos ingresos y gastos que efectúan los contribuyentes.
“El efectivo no deja huella, con el efectivo la autoridad no puede conocer el ritmo de vida que lleva el contribuyente, no lo puede rastrear, en cambio si paga con cheque, transferencia electrónica o tarjeta, el día de mañana me puede ejecutar un procedimiento de discrepancia fiscal si detecta que gasta mucho y gana poco.
“Todo va encaminado también a cerrarle las puertas a las actividades ilegales, en poner trabas al narcotráfico, al secuestro, a través de ir cerrando puertas al efectivo”, señaló.
Cavazos coincidió en que el fisco federal busca cerrar paso a la evasión, es decir, quiere elevar su recaudación a través de la fiscalización.