Por Sonia del Valle
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Para la UNESCO, México tiene dos pendientes: el analfabetismo y la educación de calidad.
En el 2000, el Gobierno Federal se comprometió a reducir a la mitad el analfabetismo entre las personas adultas, y la cifra prácticamente no ha variado, al pasar de 6 millones 467 mil, a 5 millones 300 mil en 2011.
El organismo internacional estima que para 2015, fecha en que se debería cumplir la meta, habrá todavía 5 millones de personas que no sabrán leer ni escribir.
“Como lo dijo el secretario (Emilio Chuayffet), hay una meta, la número cuatro, que es la alfabetización de adultos, que no se va a alcanzar. Él mismo mencionó la cifra de 5 millones”, explicó Jorge Sequeira, director de la oficina regional de la UNESCO con sede en Santiago de Chile.
Durante la presentación del informe mundial “Enseñanza y Aprendizaje. Lograr la calidad para todos”, indicó que la otra meta que México no va a alcanzar, junto con toda la región de América Latina, es la de calidad.
“En primaria y secundaria, la investigación demuestra que los estudiantes no están adquiriendo los conocimientos básicos que se necesitan para seguir adelante, ya sea para seguir una carrera universitaria, o llevar una vida digna”, expresó.
En el acto, el secretario de Educación reconoció que México tiene el reto de abatir el analfabetismo, además de reducir la brecha en los aprendizajes entre los niños ricos y los pobres.
“México ha cumplido las metas de cobertura en educación preescolar y primaria antes del plazo, y alcanzará a tiempo la meta de cobertura fijada para la secundaria”, dijo.
“Reconocemos, sin embargo, que existen todavía serios desafíos. Es necesario impulsar la alfabetización de adultos y resulta urgente redoblar esfuerzos para que la educación que reciban los estudiantes les dote efectivamente de las competencias y los conocimientos que necesitan”, indicó.
El informe da cuenta de los avances en las seis metas planteadas en Dakar en el 2000, cuando se fijó el marco de Educación para Todos a cumplir por los países en el 2015.
La primera meta es la educación en la primera infancia, donde México pasó del 73 por ciento de cobertura, al 100 por ciento, según las cifras del informe, lo mismo que para la segunda meta, que es primaria universal para todos.
La tercera meta, relacionada con las competencias de jóvenes y adultos, donde se toma en cuenta la cobertura en secundaria, los datos señalan que hay un millón de adolescentes mexicanos sin secundaria.
En relación a la meta de paridad de género en la educación, México prácticamente la alcanzó, pues tanto en preescolar, primaria y secundaria, el porcentaje de niñas oscila entre el 49 y el 51 por ciento.
En materia de calidad, el indicador sobre el número de alumnos por maestro aumentó al pasar de 27 a 28, y el indicador sobre la permanencia en el sistema educativo hasta concluir la educación básica sigue siendo un pendiente, pues todavía 5 por ciento de los alumnos deserta antes de concluirla.