EL UNIVERSAL
CD. DE MEXICO.- Los 19 mil millones de pesos que requiere la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para llevar a cabo el “apagón analógico” serán insuficientes, pues para equiparar la cantidad de decodificadores que se podían comprar con esa cantidad se tendrían que elevar los recursos a 167 mil 833 millones de pesos.
Con el presupuesto para el “apagón” y considerando que los decodificadores tienen un costo aproximado de 600 pesos era posible adquirir 31.6 millones de estos aparatos, mientras que con la misma cantidad solamente se pueden comprar 3.5 millones de televisiones de 24 pulgadas, cuyo precio es de alrededor de los 5 mil 300 pesos.
Durante la IV Reunión Plenaria de los Grupos Parlamentarios del PRI y PVEM, Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT, informó que el Ejecutivo Federal solicitó que se entregaran televisiones a la población en marginación y pobreza.
Jorge Fernando Negrete, director de MediaTelecom Policy and Law, comentó que la decisión es irresponsable e injustificable.
“Mientras la cadena de valor y los protagonistas de la cadena de valor que son los fabricantes, las tiendas al menudeo, tiendas departamentales e importadores de equipos baratos de tecnología TDT no participen y no financien y asuman el compromiso de financiar la cobertura de TDT, cualquier cantidad que se use de recursos públicos me parece absolutamente injustificable”, comentó.
Durante el proyecto del “apagón analógico” en Tijuana, Baja California, la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL) entregó decodificadores y/o antenas a la población de escasos recursos.
La inversión del regulador en Tijuana fue de 360 millones de pesos para verificar e instalar decodificadores en 192 mil 60 hogares.
Sin embargo, la falta de información sobre el “apagón analógico” en esa ciudad hizo que la SCT y la Cofetel instalaran una ventanilla de atención para las personas que se quedaron sin señal de televisión, para lo que fueron necesarios 15 millones de pesos adicionales, a los que inicialmente el Fondo de Cobertura Social destinó al proyecto piloto.
Con la entrada en vigor de las reformas en telecomunicaciones México terminaría la transición hacia la Televisión Digital Terrestre (TDT) el 31 de diciembre de 2015 y sería la SCT y no el nuevo Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) quien se encargaría del proceso.

Experiencia regional
En diversos países de América Latina el proceso de la transición hacia la Televisión Digital Terrestre (TDT) ha consistido en la entrega de decodificadores los cuales transforman la señal analógica en señal digital.
En Ecuador, el Ministerio de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información ejecutó un plan para entregar 40 mil decodificadores a hogares de escasos recursos a un precio simbólico.
Argentina, a través del Ministerio de Planificación, implementó el programa Mi TV digital y entregó un millón 080 mil decodificadores en hogares de manera gratuita.
En Venezuela también se adjudicaron decodificadores, que están siendo desarrollados por el Centro Nacional de Desarrollo e Investigación en Telecomunicaciones de ese País, de acuerdo con información del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.
En Brasil se buscó disminuir el costo de las televisiones digitales, decodificadores y dispositivos móviles para que la población tuviera acceso a la tecnología digital y, de acuerdo con cifras a 2012 divulgadas en el sitio oficial de la TV digital brasileña había una penetración del 46% de población con acceso a la televisión digital.