Por Abel Barajas
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El avión destruido el 4 de noviembre por el Ejército venezolano era del Cártel de Sinaloa y en él solía viajar uno de los principales lavadores de Joaquín “El Chapo” Guzmán.
Se trata de Manuel Eduardo Rodríguez Benítez, también vinculado con la red de empresas virtuales que blanqueó 3 mil 500 millones de pesos en la venta de facturas apócrifas.
Según la indagatoria UEIORPIFAM/189/2013, Paul K. Crane, director regional de la DEA en México, denunció en 2012 ante la PGR a Rodríguez por operar cantidades millonarias de dinero ilícito para la organización criminal.
Este mismo personaje fue mencionado por el Gobierno de Querétaro como uno de los cinco pasajeros del avión Hawker 25, matrícula XB-MGM, destruido en Venezuela por presuntamente transportar drogas.
Después de que la DEA denunciara a Rodríguez, la SEIDO descubrió que tenía relación con el caso de las empresas desmanteladas en Polanco por vender facturas fraudulentas.
Según los documentos, del 17 al 23 de septiembre Comercializadora y Distribuidora PVL, una de las compañías desmanteladas, realizó varios depósitos por un total de 17 millones 900 mil pesos.
Uno de los receptores fue Zocle Mercantil.
Esta compañía y Rodríguez ya eran parte de una investigación de la DEA por movilizar dinero de narcotraficantes sinaloenses y colombianos.