Por Ernesto Sarabia
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El año pasado, las remesas que enviaron al País los mexicanos que trabajan en el extranjero, sobre todo Estados Unidos, cayeron 3.8 por ciento con respecto al 2012, lo que representó la segunda caída anual consecutiva y la más pronunciada de los últimos cuatro años.
Pese a que en el último mes de 2013, las remesas crecieron 5.5 por ciento a tasa anual, en el periodo de enero a diciembre sumaron 21 mil 597 millones de dólares, alrededor de 842 millones de dólares menos que el mismo periodo de 2012, de acuerdo con cifras del Banco de México.
Esta cifra aún está por debajo de la que se registró en 2008, cuando las remesas sumaron 25 mil 144 millones de dólares previo al impacto que tuvo la crisis financiera de ese año.
Esta caída es la segunda en fila y la más pronunciada los últimos cuatro años, al considerar que en 2009 el indicador se hundió 13.5 por ciento, un año después del estallamiento de la crisis financiera estadounidense.
En 2012, las remesas que llegaron al País sumaron 22 mil 438 millones de dólares, una caída de 1.6 por ciento; mientras que en 2011, se registró un alza de 7 por ciento contra 2010.
Al igual que el monto total de los envíos de dinero desde el exterior, el valor promedio de las remesas tuvo su peor desempeño en cuatro años.
Pese a la recuperación del empleo en Estados Unidos, no fue sino a hasta la segunda mitad del año pasado que las remesas mostraron una mejora moderada, que finalmente no alcanzó a compensar las cifras de debilidad registradas en la primera parte del año, dijo Rafael Camarena, economista de Grupo Financiero Santander.
En su comparativo mensual, en diciembre pasado, las remesas sumaron mil 798.5 millones de dólares, un incremento de 5.5 por ciento a tasa anual, una cifra superior a lo que esperaban los especialistas.
Durante diciembre, las operaciones de remesas sumaron 6.4 millones contra 5.9 millones que se dieron en el mismo mes del 2012.