Por Ángel Villarino
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El número de centroamericanos detenidos mientras intentaban cruzar ilegalmente la frontera con Estados Unidos se triplicó entre 2011 y 2013.
Actualmente, el 36 por ciento de las capturas registradas por la Patrulla Fronteriza tiene como protagonistas a migrantes no mexicanos, mayoritariamente salvadoreños, guatemaltecos y hondureños.
El año pasado, la corporación capturó a 265 mil 409 mexicanos -346 menos que el año anterior- y a más de 148 mil 988 migrantes procedentes de otros países, la mayoría centroamericanos.
En 2011, fueron 280 mil 580 mexicanos frente a 46 mil 997 de otras nacionalidades.
“Podemos ver cómo el número total de capturas ha crecido, a pesar de que las detenciones de mexicanos se mantienen estables o incluso cayendo”, comentó Adam Isacson, investigador sobre seguridad regional de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA, por sus siglas en inglés).
Después de registrar importantes caídas desde 2004, el número de mexicanos detenidos en la frontera se estabilizó y ahora desciende muy ligeramente, situándose en su nivel más bajo en dos décadas.
“Estos datos nos hacen pensar que en el territorio mexicano hay ahora mismo tres veces más centroamericanos tratando de cruzar hacia EU de los que había en 2011”, apuntó Isacson.
Sobre los motivos del cambio de tendencia, los expertos subrayan las pésimas condiciones económicas de Centroamérica, el desempleo juvenil y el golpe de estado de Honduras en el verano de 2009.
Por otra parte, los migrantes centroamericanos tienden a cruzar por Texas antes que por Arizona, Nuevo México o California.
“Texas está mucho más cerca de sus países, el viaje es más corto y además en Texas todavía hay zonas por las que cruzar en las que no hay muro pero sí centros poblados cerca, lo que les evita tener que pasar varios días en el desierto”, señaló Isacson.