Banner

JOSÉ ESCOBAR ZABALA
Cronista de la Ciudad

Ceremonia cívica de conmemoración del 97 aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, de 1917, hoy a partir de las 8:30 horas en la Plaza Constitución de calle California Sur, entre Guillermo Prieto y Francisco Zarco.
La historia nos dice que la idea de un Congreso Constituyente destinado a fijar los principios de la Revolución, no aparece en ninguno de los primeros documentos de la era que se inició en marzo de 1913, pero no es una improvisación ni un hallazgo; va dibujándose poco a poco, se puede decir que se forma a medida que avanza la lucha y se precisan los objetivos de ésta; brilla al contacto de las corrientes políticas y sociales que la misma lucha va descubriendo y se plantea claramente cuando se siente la necesidad de dejar aseguradas las conquistas de la Revolución, dándoles el sello incontrastable de la categoría constitucional.
Surge así como el patriarca de la nueva Constitución, el llamado “Varón de Cuatro Ciénegas”, Venustiano Carranza, quien desempeñó un cometido tan honroso como delicado, poniendo énfasis en una reforma social para el reparto de tierras y la protección a la clase obrera.
La aportación personal de Carranza en la formación de la nueva ley, comenzando por el Plan de Guadalupe del 26 de marzo de 1912; su legislación preconstitucional y su proyecto de reformas hasta culminar en la Constitución de Querétaro el 5 de febrero de 1917 trazan una línea recta, persistente en el ideario político carrancista.
Si estos principios se encontraban en la Constitución de 1857, ¿por qué Carranza encarecía la necesidad de plantearlos como conquista de la Revolución? Hay dos explicaciones: La Constitución de 1857 no había llegado a regir, culpa de los detentadores del poder; la segunda: Que la Constitución de 1857 había sido reformada para cobijar intereses de la clase dominante y valerse de estas reformas para perpetuarse. Porfirio Díaz tuvo la habilidad de mantener las formas y el respeto verbal a sus ordenamientos.
En el Museo Sonora en la Revolución (MUSOR) desde el 13 de noviembre del año pasado se encuentra montada la exposición “Venustiano Carranza en Sonora”, donde abundan fotos, datos y crónicas periodísticas sobre la conformación del Gobierno constitucionalista. Lo que buscaba realmente Carranza era restablecer en México la legalidad entre gobernante y gobernados.
Terminó en Álamos el Festival Ortiz Tirado con saldo blanco, lo cual resulta satisfactorio dado la gran afluencia de visitantes. Ojalá y pase lo mismo en materia de seguridad, con las fiestas del carnaval en Guaymas, que ya están por celebrarse. A propósito, en Ciudad Obregón no hay carnaval desde el trienio 1964-1967 de don Ángel López Gutiérrez, quien lo clausuró por causas de fuerza mayor.