Banner

Por Karina Suárez
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Aunque México es el noveno productor de sal a nivel mundial, su uso dentro del sector industrial nacional apenas representa 4.1 % del total de la producción anual.
La sal de tipo industrial puede ser utilizada en la elaboración de productos médicos, químicos, textiles y petroleros, sin embargo, en México apenas se utilizan sólo 360 mil toneladas anuales.
El desinterés para integrar la sal en la cadena productiva limita la diversificación de venta para un mineral con más de 13 mil aplicaciones, coincidieron representantes del sector.
Hasta 2012, México produjo 8.7 millones de toneladas de sal, de las cuales sólo 1.5 millones de toneladas fueron para mercado doméstico y el resto se envió al extranjero.
A diferencia de países como Estados Unidos y China donde más de un 60 % de la producción se orienta a fines industriales, en México 83 % de su producción se exporta, 12.9 % es para consumo humano y sólo el resto, industrial.
Sergio Moreno, titular de la Asociación Mexicana de la Industria Salinera, explicó que debido a las campañas sanitarias que recomiendan la reducción de ingesta de sal, el negocio de la sal para consumo humano no puede crecer aceleradamente.
Mientras que en el sector industrial, agregó, dependen del comportamiento de la economía del país y de un cambio dentro de las empresas, pues ahora prefieren importar los productos terminados.
“En la medida en que vayan creciendo (las empresas) irán demandando mayores insumos y uno de ellos será la sal, eso no depende nada más de nosotros”, refirió.
En coincidencia, Jorge López Portillo, director de Exportadora de Sal (Essa), advirtió que uno de sus objetivos es detonar productos específicos para la industria, tanto nacional como internacional.
La empresa, considerada la más grande del mundo, producto de la coinversión entre Fidecomiso de Fomento Minero y Mitsubishi Corporation, registró 8.2 millones de toneladas de producción en 2013, no obstante el 95% se exportó.
“Nosotros perdimos como un 20% en los últimos cinco, seis años de nuestra producción mundial, seguimos siendo la más grande, pero hemos ido cayendo”, admitió el directivo.
López Portillo señaló que los consumos industriales están siendo desaprovechados por la falta de conocimiento de los empresarios.
Desde el año 2000 a la fecha, la producción de sal en México osciló entre los 8.8 y 7.5 millones de toneladas anuales, según datos de la Secretaría de Economía.