Banner

Por Javier Camacho
TRIBUNA
Son un total de 11 mujeres que este año, de manera voluntaria, prestan su Servicio Militar en el 60 Batallón de Infantería en Cajeme, todas estudiantes; algunas universitarias, otras de preparatoria o carretera técnica, pero orgullosas de servir a la patria.
Ana Laura Muñoz Montoya, Carmen Yessenia Ruelas Hernández y Nayeli Alejandra Morales Morales, estudiantes de Criminología, así como Gabriela Leyva, de Enfermería y Génesis Abigail Valdés Camacho, preparatoriana, comentaron que es dura la disciplina militar, pero están satisfechas con lo que aprenden, sobre todo porque les servirá en su vida profesional y personal.
Las cinco jóvenes que se presentaron voluntariamente desde el sábado antepasado a las instalaciones militares de Esperanza, son las primeras de una lista de 11 que este año estarán a la par con los 400 hombres que les tocó marchar.
“La disciplina es muy estricta, no hay preferencia, hacemos lo mismos que los hombres, nos enseñan que para luchar por la patria no hay distingos de sexos, todos somos mexicanos, con los mismos derechos y obligaciones”, comentaron las jóvenes conscriptas la mañana de ayer.
Sin desmeritar, Carmen Yessenia se muestra más entusiasta que el resto de sus compañeras y comenta que esta experiencia le servirá bastante en su carrera de Criminología, más aún cuando se enteró que la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) tiene proyectos de incluir una carrera de este tipo en el Colegio Militar.
Estamos conscientes, -dijeron-, que conforme vayamos avanzando en el tiempo y los trabajos, éstos serán más duros, pero estamos dispuestas a llegar hasta el final para demostrarnos a nosotros mismas que somos aptas para servir a nuestra patria.