Los recursos que debieron haberse utilizado para proyectos productivos, destacan especialistas

Por Mario Alberto Verdusco

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- Entre 2007 y 2013, el Gobierno Federal prácticamente desperdició 852 mil millones de pesos por subsidiar el precio de la gasolina, recursos que debieron haberse utilizado para proyectos productivos, destacaron especialistas.

Este costo por subsidiar, que le generaron un boquete fiscal a las finanzas públicas, ha sido tres veces superior a lo que en las distintas leyes de ingresos se ha contemplado para mantener este beneficio, revelan cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Año con año, el Ejecutivo y legisladores realizan los cálculos sobre el costo por subsidiar los combustibles en la Ley de Ingresos. Desde 2007 y hasta 2013 lo que se previó destinar para este apoyo fue 278 mil millones de pesos.

Lo anterior revela que los cálculos se quedaron muy cortos, pues la diferencia entre lo esperado y lo que realmente se registró asciende a 574 mil millones de pesos, recursos que el gobierno tuvo que desembolsar de más.

“Ese es el costo de las ineficiencias en las plantas de refinación de Petróleos Mexicanos. Hay subsidios regresivos como la gasolina, la electricidad y el gas que no generan un impacto en el bienestar colectivo y en la competitividad económica”, aseguró el director general del Instituto Mexicano para la Competitividad, Juan Pardinas.

El Gobierno Federal buscó atenuar el impacto del subsidio a las gasolinas en las finanzas públicas a través de una política de incremento mensual de precios que comenzó a ejercerse desde 2008.

No obstante, aun cuando la tarifa de los combustibles es incrementado los resultados distan de reflejar un menor costo al erario.

Tan sólo en 2012, con una política de incremento mensual de nueve centavos en las gasolinas Magna y Premium, así como el Diesel, el costo para las finanzas públicas terminó por ser de 222 mil Mdp.

En 2013, ese desembolso fue de 105 mil millones de pesos, que si bien es menor al de su año antecesor, es elevado si se considera que los deslices de los combustibles fueron de 11 centavos al mes.

En ese sentido, el director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, Héctor Villarreal, dijo que la política de deslizamiento en los precios de la gasolina funcionó, aunque parcialmente porque de todos modos las cifras revelan que el costo para las finanzas públicas fue elevado.

“Los deslices fueron modestos por el tema de la inflación; sin embargo, en estos años donde la inflación estuvo bajo control podríamos preguntarnos si no hubiera valido la pena tratar de tener unos incrementos mensuales más agresivos porque había espacio para hacerlo y no se hubiera generado un boquete de esa magnitud”, señaló.

Ambos especialistas reconocieron que los más de 800 mil millones de pesos que el Gobierno Federal ha destinado al subsidio del combustible son de tal magnitud que se equiparan a casi 5% del Producto Interno Bruto (PIB).

El Gobierno continuará este año con la política de deslizamiento en los precios de la gasolina; en su modalidad Magna, paso de 11 a nueve centavos; la Premium y el Diesel se mantienen como en 2013.