Mega-Inversión para tramo carretero Obregón-Guaymas

Por Mario Rivas Hernández



FUE LA NOTICIA DE AYER y será también la de hoy. Y fue tan sorprendente que en principio algunos no alcanzábamos a dimensionar su trascendencia.
Y no sólo fue la noticia del momento. También fue la mejor, por todo lo que de ello se desprende.
A media mañana me llegó por internet el comunicado: “Para iniciar la modernización del tramo carretero Obregón—Guaymas se invertirán en los próximos meses más de 350 millones de pesos”, relataba el primer párrafo.
El anuncio lo suscribe el diputado federal FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ.
La explicación de la obra fue igualmente venturosa: se realizará con concreto hidráulico. Se incluye ampliación para zonas de acotamientos y señalamientos necesarios “que ofrecen las condiciones de seguridad y comodidad que exigen los usuarios de la carretera 15”.
“Creí que estaba soñando cuando lo comentaste en la radio”, me dijo por teléfono un amigo mío.
De alguna manera, yo también pensé que había leído mal.
Pero no. Se trata de un proyecto que está a punto de tomar forma, de cristalizar en una maravillosa realidad.
La obra alcanzará 2 mil 500 millones de pesos cuando esté terminada.
Y puede que hasta más.
AHORA BIEN: ¿QUÉ PASOS SE SIGUIERON para que este proyecto recibiera este impulso y para que el Gobierno Federal acelerara la iniciación de los trabajos y la primera parte de la inversión?
Fueron muchos y todos importantes.
Principalmente las gestiones que legisladores sonorenses priístas llevaron a cabo ante las más altas instancias de Gobierno.
No por menos, a finales del pasado mes de enero, el diputado federal FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ y la senadora CLAUDIA PAVLOVICH ARELLANO, sostuvieron encuentros con el secretario de Comunicaciones y Transportes, GERARDO RUIZ ESPARZA.
Le expusieron la necesidad de acelerar los trabajos en la Cuatro Carriles para brindar mayor seguridad a los usuarios.
Como digo: fueron muchos pasos y estos tuvieron su propio impacto en el ánimo de los funcionarios bajo cuyo resorte se encuentra el rubro carretero.
MIRE USTED: MÁS ALLÁ de la importancia de la mega-inversión que se realizará en esta portentosa obra, está el futuro que le espera al Sur del Estado y, particularmente, al Valle del Yaqui.
No hay duda de que para Cajeme es la mejor de las noticias posibles.
No hay que perder de vista la trascendencia de que una región como la nuestra está debidamente comunicada con las fuentes de abastecimiento, en este caso, el Puerto de Guaymas.
Por la fuerza, la magna obra carretera Obregón-Guaymas que se espera será una realidad en el mediano plazo, no sólo dará seguridad a los automovilistas sino que hará que crezca el flujo de visitantes del Sur del Estado a Guaymas y viceversa.
Mientras que en el aspecto económico, será la cereza en el pastel de lo que se proyecta para el crecimiento del desarrollo industrial de la región.
Por lo pronto, en marzo venidero la SCT licitará obras por el orden de los mil millones de pesos, dos tramos de la carretera Hermosillo-Santa Ana y el primer tramo de la modernización con concreto hidráulico entre Obregón y Guaymas.
De hecho, en breve la SCT hará la presentación de un diagnóstico completo de la situación que guarda la carretera Federal 15, trayecto Estación Don-Nogales, según la información proporcionada por el legislador FFCH.
Como verá usted, vienen vientos de fronda para Sonora en lo general, y para Cajeme en particular.
Que así sea.
En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ
LO DICHO, SEÑOR MIO: LA SEGUNDA parte de la entrevista a CARLOS SALINAS que publicó la agencia de El Universal, no hizo sino confirmar que fue una plática a modo de que el entrevistado y el entrevistador, dicho esto como un eufemismo, pues a lo largo de la conversación el periodista se afanaba en agradar al ex-Presidente…
No hubo nada nuevo, pues, y en cuanto al entrevistador, ROGELIO CÁRDENAS ESTANDIA, es comprensible su actitud, pues su padre, ROGELIO CÁRDENAS SARMIENTO fundador y director por años del diario El Financiero, es amigo de Salinas…
O sea, que huelgan comentarios…
MIENTRAS TANTO, EL SEMANARIO culiacanense Río Doce, publicó en su edición de esta semana una breve reseña de la primera derrota sufrida en su carrera pugilística, por JULIO CÉSAR CHÁVEZ…
Recrea el ambiente que se vivía entre los aficionados al boxeo, aquel 29 de enero de 1994, es decir, hace 20 años…
Julio César se mantenía invicto en 90 peleas, de las cuales 77 había ganado por nocaut y un empate, y se enfrentaría a un rival del que le habían dicho sus allegados sería un “pichón”…
A MEDIDA QUE AVANZABA EN la lectura de esta crónica, los recuerdos se me iban aclarando…
El obregonense avecinado en Culiacán, había sostenido su última pelea en diciembre del año anterior…
O sea, apenas había transcurrido un mes desde su anterior combate y así lo evoca el propio Chávez, en una entrevista con Excélsior, que rescata Río Doce para sus lectores de Sinaloa…
Ya andaba en pleitos con DON KING, cuyo hijo, por cierto, era el apoderado nada menos que de su rival ese 29 de diciembre, hasta entonces, un tal FRANKIE RANDALL, con un floje de 17 victorias consecutivas y poseedor de un jab que los expertos consideraban el mejor del momento…
El propio Julio César admite que fue una cuestión de estilos. Y el estilo de Randall se le atravesaba, no lo podía descifrar, aunque confiesa que el principal problema es que no había descansado después de su anterior pelea, se había emborrachado en los días de posadas decembrinas y, para colmo, le habían dicho que Randall era un pichón…
A 20 años, el mejor peleador mexicano de todos los tiempos, está convencido de que Don King le puso una trampa, lo había engañado en cuanto a la calidad de su rival, sabiendo que no se encontraba en condiciones físicas apropiadas para derrotarlo…
Esta pelea se llevó a cabo en “uno de los lugares predilectos de Chávez, el MGM de Las Vegas”…
Julios César sufrió su primera derrota por decisión dividida pero aprendió la lección: para la revancha, puso como condición que se llevara a cabo en México donde venció a Randall y recuperó el campeonato…
Por esta vez, caro lector, decidí meterme en terrenos ajenos por una razón muy comprensible: yo ví las dos peleas. Ví perder dolorosamente a Chávez ante un peleador infinitamente inferior a él y supe que le había sucedido lo que a otros legendarios pugilistas: se confió y abusó de sí mismo…
Y también ví la revancha en la Ciudad de México, y como millones de mexicanos, celebré jubilosamente el triunfo anhelado…
Hace veinte años ya…
Y ACÁ, EN CAJEME, ME INFORMAN que el estado de salud del profesor ADOLFO MORALES es estable, que su recuperación aunque lenta, es sostenida y hay confianza en que saldrá felizmente de esta…
Ciudadano excepcional afable, ampliamente apreciado en la comunidad cajemense, el “profe” Morales, como cariñosamente es conocido, fue internado en días pasados en el Sanatorio San José, luego de que una gripe se le complicara con neumonía…
Ayer mismo me comentaba un común amigo, el Dr. ANTONIO ALVIDREZ LABRADO, que Adolfo muestra buen talante, que cuando le visitó en su cuarto de hospital estaba leyendo estos Rumbos, pierna cruzada, como si tal cosa…
Este es el profesor Morales que todos admiramos y apreciamos, y por cuya salud hacemos votos de recuperación…
¡Larga vida para ti, querido amigo!...
Y TAMBIÉN ACÁ, EN Obregón, ayer tuve el gusto grande de compartir la mesa con el joven huatabampense OCTAVIO ALMADA, del equipo de asesores de la senadora ANA GABRIELA GUEVARA…
Octavio, que es sobrino-nieto de los hermanos MARIO y FERNANDO ALMADA, anuncia la visita para la próxima semana de la legendaria velocista nogalense, que encontró su destino, más allá del deporte, en la izquierda mexicana…
Ah, casi lo olvido: por Octavio me enteré que Mario y Fernando Almada radican en Cuernavaca, años ha, retirados del mundanal ruido…
A PROPÓSITO DE HUATABAMPO, le anticipo al Ing. ERNESTO RASCÓN, que su carta que ayer fue publicada en estos Rumbos, será contestada punto por punto por el Ing. SERGIO TRELLES…
Se trata de un tema de minas, de métodos de explotación de yacimientos y por ahí me adelantaron algunos conceptos que podrían resultar interesantes…
En realidad, cuando se aborda un tema polémico como este, el columnista deja de ser el protagonista para convertirse en simple moderador, dándole a cada quien el lugar que le corresponde…
A fin de cuentas, los lectores son los que hacen posible la publicación de estos Rumbos…
Digo, ¿no?...
Y AQUÍ, EL EPÍLOGO de una esperanza que, en efecto, murió hasta el último instante: el periodista veracruzano GREGORIO JIMÉNEZ DE LA CRUZ, fue hallado muerto, tras de una intensa búsqueda por más de un millar de policías de todo el Estado…
Como es del dominio público, “Goyo” Jiménez desapareció la mañana del miércoles de la semana anterior y desde un principio se sospechó de una vecina suya…
Ésta fue detenida y pronto capturados sus cómplices…
Fueron éstos los que condujeron a los agentes hasta el lugar donde se encontraba el cadáver del periodista, junto con otros cuerpos…
DESDE LUEGO, EL PRINCIPAL interesado en que este crimen fuese esclarecido era el gobernador JAVIER DUARTE, hacia quien inicialmente se habían enderezado las sospechas…
Fue un crimen que nada tuvo que ver con el Gobierno y ahora habrá que esperar a que concluyan las investigaciones para establecer por qué la autora intelectual de este secuestro puso la mira a un comunicador que no era rico ni mucho menos…
Y AL CIERRE DE ESTOS RUMBOS, me reportan el caso de una ama de casa de una colonia del Sur de Ciudad Obregón, que al sufrir la rotura de una várice, su esposo llamó a la Cruz Roja para que le proporcionaran las primeras atenciones del caso…
Según la versión del marido, el paramédico que contestó su llamado, le indicó que le aplicara un torniquete, que no pasaba nada y que ellos no atendían estos casos…
Justamente indignado y al mismo tiempo preocupado, llevó a su mujer a la benemérita institución, donde en principio no se la querían recibir…
No fue sino hasta después de insistir por varios minutos, que accedieron a atenderla…
Al costo, señor mío… Al costo…
Es todo.
Le abrazo.