Banner

Por Eliza Cavazos


¿Quién controla tu vida?

Quién, cómo, cuándo, dónde, controlan nuestra vida.

En estos tiempos de cambios que estamos viviendo, a nivel emocional, físico, mental, espiritual, etc..., el común denominador de las buenas relaciones ya sean familiares, personales, amorosas o laborales, es comprender que mi felicidad depende de mí, no de otro.
Para entrar en el tema, tenemos que preguntarnos ¿Quién me roba mi felicidad? o ¿Qué puede robar mi felicidad?
La ansiedad y la angustia son unos de los principales ladrones de nuestra felicidad. Nos angustiamos por lo que tenemos o por lo que no tenemos, por lo que ha sucedido o por lo que puede suceder, por lo que hicimos o por lo que dejamos de hacer.
La vida si bien nos pertenece no somos sus dueños, sólo la administramos, en mi caso con mente fría y corazón caliente, nada puede cambiar mis estados de ánimo, soy responsable de todos mis actos, los sentimientos no son ni buenos ni malos, he modelado mi carácter de tal manera de poder controlar mi temperamento, el cual es innato, heredado, genético. En definitiva soy o trato de ser yo misma, que me quieran con mis defectos y virtudes.
Una persona es un todo, un conjunto de razones, sentimientos y experiencias más voluntad e inteligencia. Las situaciones difíciles o traumáticas te marcan quieras o no, tu inteligencia te ayudará a superarlas y tu experiencia a no repetirlas y en cuanto a las emociones puedes reprimirlas, pero por algún lado van a aflorar y serás un reprimido insatisfecho por lo tanto que vuelen y que tu voluntad las vigile.
Entonces para ello entendamos que ser feliz es una decisión, eres tú el único quien decide qué te hace feliz o infeliz. Cuando asumes una actitud ante un acontecimiento eres tú quien lo decides, no el acontecimiento. Tú eliges que te da felicidad y al hacerlo te conectas con tu poder, te sientes libre de ser tú mismo. Recuerda, no puedes controlar lo externo, pero si puedes comenzar a tener un real control en tu vida aprendiendo a cultivar tu propia felicidad y paz. Disfruta de tus relaciones, de tu trabajo y de todo lo que tienes, pero no dependas de las circunstancias para ser feliz. La felicidad sólo la encuentras cuando comienzas a buscarla en ti.
La felicidad es una decisión, un estado, una actitud que se renueva cada día, uno la tiene que hacer constante. La clave para lograrla reside en conectarte continuamente con tu momento presente, valorar los detalles en tu vida, las personas que te dan amor, que te hacen sentir valioso; agradecer las bendiciones que recibes y las dificultades porque te ayudan a crecer y a aumentar tu fortaleza.
Sólo de nosotros depende si entregamos el control de nuestra vida, si permitimos que otro sea quien decida nuestro destino, nuestras decisiones, dependiendo de cada caso, los padres, hijos, esposos, novios, jefe, etc...
Mi felicidad no puede depender jamás de otra persona, mi libertad de actuar, pensar y amar depende de mí. Mi estado de ánimo no puede estar sujeto a otras personas, si mi pareja me ama o no me ama.
Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede.
Cuantas veces no vemos la realidad que tenemos delante de nuestros ojos, por miedo a sufrir, a quedarnos solos, a no querer cambiar lo que tenemos, aunque sea incoherente con lo que sentimos. Nos da miedo escuchar la respuesta. Tal vez esa respuesta sea nuestra la llave a la libertad.
Debemos ser lo suficientemente conscientes para saber que la vida es una experiencia, que día a día nos coloca de frente pruebas a superar, es como un juego, si yo no supero la prueba me quedo allí viviéndola una y otra vez hasta que la comprenda y la supere.
Nadie dijo que fuera fácil, claro que no lo es, pero sólo nosotros con nuestra maestría podremos llegar hacerlo.
La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella... Eres tú quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control.
Te invito a ti que estás leyendo estas líneas a no entregar el poder de tu maravillosa vida a nadie.
Vive, ama, sueña, ríe como tú quieres hacerlo, la vida es para ser feliz.
"Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas: la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino para decidir su propio camino".
Recuerda: Eres feliz si decides serlo.

https://www.facebook.com/ElizaCavazosLifeCoaching
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla