De dos a siete años de prisión el robo de cable de cobre.

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- La Cámara de Diputados aprobó reformas al artículo 381 del Código Penal Federal para sancionar con penas de dos a siete años de prisión el robo de cable de cobre, cuando a consecuencia de ello se interrumpan servicios públicos básicos.

Las modificaciones avaladas agravan este tipo de hurto debido a que en los últimos años se ha incrementado este delito dado el valor importante que ha adquirido el cobre como eficaz conductor de la energía eléctrica.

El dictamen, turnado por la Comisión de Justicia, indica que el metal robado proviene de infinidad de sitios, como subestaciones eléctricas, campos agrícolas y alumbrado público, así como cualquier tipo de instalación que posea cobre en su interior; todo este material es vendido posteriormente en el mercado negro.

El diputado Javier Filiberto Guevara González (PRI), quien propuso las reformas, dijo que este ilícito ha cobrado relevancia por el costo económico que representa su pérdida para los servicios públicos que brinda el Estado.

“El robo de líneas de conducción eléctrica representa pérdidas millonarias para los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal, que se ven obligados a reparar continuamente los daños ocasionados por los delincuentes, con el fin de seguir brindando el servicio de alumbrado público a las comunidades y a los ciudadanos”, detalló.