En 1992, por cada cien enlaces matrimoniales se dieron ocho divorcios y en 2011 esta relación aumentó a 20 por cada cien.

NOTIMEX
Hermosillo.- Para evitar crisis en los matrimonios que lleven al divorcio, especialistas en psicología propusieron realizar evaluaciones psicológicas prematrimoniales para identificar debilidades y fortalezas en las parejas.
El presidente de la Asociación Sonorense de Psicología Aplicada, Sergio Oliver Burruel, consideró que existen instrumentos metodológicos para detectar los lados fuertes y débiles de las personas para conocer su perfil psicológico.
En entrevista para Notimex, el también académico de la Licenciatura en Psicología de la Universidad de Sonora (Unison) planteó que ese tipo de evaluaciones sería ?una especia de blindaje psicológico?.
Explicó que eso puede ser una salida para contrarrestar las crisis matrimoniales que derivan en divorcios y todo lo que eso conlleva para la familia y los hijos, con lo cual se evitaría componer los errores que en ocasiones son insalvables.
Planteó que una evaluación psicológica prematrimonial de quienes pretenden establecer una unión formal y legal permite ver con quién quieres unirte, no se trata solo de ver el caparazón, pues la verdadera identidad se conoce hasta que viven juntos.
"Tenemos instrumentos que permiten identificar rasgos de la personalidad, aquellas pautas de carácter que tiene la persona, primero es conocerse a sí mismo y compartirlo con la pareja, trabajarlo de manera conjunta", explicó.
En el marco de la celebración del Día de San Valentín, el especialista en psicología planteó que cuando la pareja esté en convivencia y con hijos, eso les permitirá disponer de herramientas y fortalezas para que la relación se mantenga.
Consideró que en la actualidad la mayoría de las parejas ?funcionan? en una dinámica de ir componiendo errores y las cosas se hacen al revés, cuando ya tienen el compromiso y hay hijos de por medio, buscan ayuda para recomponer las relaciones.
Una evaluación psicológica prematrimonial, abundó, es detectar puntos fuertes y débiles y lo que deben cuidar, después de identificarlos se realiza un proceso de intervención en el que, con honestidad y amor, "se abren las cartas".
Refirió que a partir de ahí los integrantes de la pareja están en posibilidades de fortalecer la relación y llegar al matrimonio o bien cada quien tomar su camino.
Oliver Burruel destacó que existen estudios sobre las relaciones matrimoniales o de pareja que son exitosas y se describe que se basan en el respeto y la tolerancia hacia las personalidades de quienes los integran.
Planteó que se vive un proceso de transición del modelo de pareja tradicional sustentada en el respeto, la tolerancia y los valores, así como en vínculos emocionales profundos.
Esa transición, planteó, ya ha sido aceptada por expertos en psicología de la familia y las relaciones humanas, por lo que ya es objeto de estudios y evaluaciones, pero se desconoce hacia dónde apunta el modelo de pareja.
De acuerdo con información del Censo de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en Sonora seis de cada diez personas de 15 años y más están casadas o viven en unión libre.
El 41.2 por ciento de la población de 15 años y más está casada y 17.7 por ciento vive en unión libre, mientras que la población soltera representa 29.4 por ciento y sólo una de cada diez personas está separada, divorciada o viuda.
Asimismo, en 2011 se registraron 14 mil 422 matrimonios, es decir que se celebraron 5.2 uniones legales por cada mil habitantes.
En 1992, por cada cien enlaces matrimoniales se dieron ocho divorcios y en 2011 esta relación aumentó a 20 por cada cien.