Banner

Por Gilberto Ruiz Razo


¿CUÁNTO?.- Esteban García P., escribe preguntando lo siguiente: ¿Cuánto cuesta a una organización de LMP ganar un campeonato?. Una pregunta muy buena pero de difícil respuesta. Nunca, en este beisbol, se ha acostumbrado a revelar los sueldos de los jugadores.
SÍ.- Es muy distinto a las GL, donde siempre se divulga lo que van a devengar. ¿Cuál es el motivo por lo que los equipos de LMP se niegan a revelar lo que cada jugador gana?. Vaya usted a saber. Siempre se pregunta pero no hay una respuesta. Es un secreto de estado que guardan bajo llave.
CARO.- Evidentemente que ser campeón del beisbol de invierno, debe salir caro. No es cualquier cosa armar un equipo competitivo con una nómina baja, con sus raras excepciones y al rato citaremos un ejemplo. Normalmente hay que sacar a relucir la chequera si se pretende figurar.
PROBLEMAS.- Lo anterior nos da una idea de lo costoso que debe resultar para una directiva proclamarse campeón, con sus excepciones que también más abajo citaremos. Y es que aparte de pagar cada quincena que es muy elevada, al siguiente año los aumentos que pretenden los peloteros, los meten en serios problemas.
OTRO.- Por coincidencia, el lector Julio Armando Fuerte O. se reporta con unos correos muy interesantes donde habla de lo ocurrido a los Yaquis que tuvieron una pésima temporada, pues teniendo prácticamente el mismo equipo que en el tricampeonato, fracasaron sin llegar a la postemporada.
¿QUÉ FUE?.- Él, al igual que muchos seguidores del equipo de CO, se peeguntan las causas que motivaron que se haya tenido un mal año. Hay que aclarar que no es que se pidiera un cuarto título seguido, pero sí, una mejor campaña. Más peleadora, que cayeran, sí, pero con la cara al sol.
RARAS.- Para Fuerte Olivares, pasaron cosas extrañas. Reconoce que hubo lesiones, sin embargo se actuó con demasiada calma. Culpa al timonel de andar en cuestiones sociales provocando el disgusto de algunos jugadores. Culpa a la directiva de actuar muy lenta a la hora de tomar decisiones.
UN CASO.- Decíamos que los equipos campeones o los que se quedan cerca, son equipos con nóminas altas en su mayoría. Pero con excepciones. Y Mayos, que se quedó muy cerca de ceñirse la corona al perder el séptimo y definitivo encuentro ante Naranjeros, aún cuando le inyectó más recursos esta vez, no estuvo entre los de nómina más alta.
¿PÉRDIDAS?.- Muchas veces se escucha que la directiva de un equipo campeón, habla de pérdidas. Eso estaría, por supuesto, para discutirse. Pero hablan seguido de números rojos. Y mucha gente cree que podría resultar cierto pues hay que pagar jugadores muy caros.
EXCEPCIÓN.- Lo dijimos párrafos arriba, hay excepciones. Y una de ellas debe ser la organización de Hermosillo que este año debió implantar una marca, aunque no hay datos reveladores acerca de las asistencias anuales, pues esta vez, con el equipo en racha y con estadio nuevo, la afición se volcó al Estadio Sonora en cada una de las jornadas.
MUCHO.- Se habla, extraoficialmente desde luego, que los directivos de Hermosillo se echaron a la bolsa, nada menos que 90 millones de pesos. Un dineral. Tal vez no sea tanto, tal vez sea hasta más, ¿o más?. No lo sabemos y difícilmente lo darán a conocer.
EJEMPLO.- Una cosa sí hay que reconocerles. Tomaron la decisión de salir de jugadores caros que para ellos era una tradición. Se iban por peces gordos que una y otra vez, dejaban la víbora chillando al no responder como los aficionados y directiva, deseaban.
SERVIRÁ.- Y poco después, Tomateros hizo lo propio al desprenderse de jugadores, casi los mismos, que no estaban rindiendo, pero eso sí, encarecían la nómina. En cuanto los sacaron del roster, los triunfos llegaron para los guindas aunque no les alcanzó para más.
A CUIDAR.- A como están los tiempos en nuestro país, antes de caer en más crisis, los equipos deberían buscar la forma de imitar a Naranjeros y Tomateros. No irse por nombres sino por hombres. Si hace casi medio año pensamos que Naranjeros y tardaría en su transición, no, ésta fue inmediata.
EXIGEN.- Que se terminen lo tiempos de jugadores que exigen hasta las estrellas. Tenemos un caso reciente en CO. Esmailin Caridad, que parecía sería la respuesta que se ocupaba en el bull pen, llegó exigiendo el mejor hotel de la ciudad, en cuanto vio el que le asignaron. Se sintió el que venía a dar la solución al problema.
NADA.- ¿Y qué fue lo que logró en la loma de pitcheo?. NADA. Fue un fracaso rotundo no porque sea un lanzador acabado. No, pero en el beisbol nada hay seguro, Creyó acabar con el cuadro en cuanto subiera a la loma, pero se llevó, y causó aparte, una gran decepción.
PARECE.- Muchas cosas se hablan tras bambalinas y una de ellas es que la directiva de CO se ha quedado con escasos recursos. ¿Qué futuro le espera a los que lograron hacer historia con tres títulos?. ¿Una etapa de transición?. Nada más que no sea de 27 años como aquella que desde 1981 hasta el 2008, duró... ¡¡Buenos Días!!

Correo Electrónico: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla