EL UNIVERSAL
SALTILLO.- “México, donde en el sexenio pasado se reportaron de 26 mil a 27 mil personas desaparecidas, no puede ignorar el reto y el desafío que representan los derechos humanos en este país”, declaró el secretario general de Amnistía Internacional (AI), Saili Shetty, quien encabeza una Misión de Alto Nivel que este lunes se reunirá con el presidente de la república, Enrique Peña Nieto.
También tendrán una junta con diputados y senadores del Congreso de la Unión para abordar temas importantes entre los que destacan desaparecidos y migrantes en tránsito, dijo el líder del movimiento más grande del mundo, con sede en Londres, Inglaterra.
“El presidente Peña Nieto ha hablado mucho acerca de las reformas que ha instrumentado durante su gobierno como la política, la económica (y la energética) pero no puede tenerse una reforma estructural sin que se tenga una reforma de los derechos humanos, nuestro propósito entonces es empujar el tema de los derechos humanos en la agenda nacional”, apuntó.
Además -agregó- vamos a tratar con él los temas de los desaparecidos y los migrantes en tránsito, hablaremos también de la impunidad de las fuerzas armadas, acerca de los derechos de los pueblos indígenas y de las mujeres, entonces tenemos una amplia gama de temas que vamos a abordar.
Después anunció que en el mes de octubre Amnistía Internacional abrirá una oficina para México, Centroamérica y el Caribe.
La razón de esta misión de alto nivel internacional, expuso, es que México se ha convertido en un paladín que lucha por los derechos humanos, pero por otra parte se ven ciertas violencias, “parece contradictorio que por un lado es defensor de los derechos humanos y por otro se presentan problemas internos por la violación a estos”.
Shett se reunió aquí con familiares de desaparecidos, luego con el gobernador Rubén Moreira Valdez y después visitó la Casa del Migrante de la Diócesis de Saltillo.

Ser migrante
no es delito
En cuanto a los migrantes que van de paso, señaló que México está en una situación excepcional porque son cientos de miles de personas las que pasan por su territorio y tan solo en 2013 fueron detenidos por la policía 83 mil inmigrantes centroamericanos y hubo 76 mil deportados, además son víctimas de graves violaciones a sus garantías fundamentales.
“Son atacados y extorsionados por la delincuencia, pandillas, también por policías municipales, estatales y federales, las mujeres son violadas..., este es un problema muy serio porque también se agrede y amenaza a defensores de derechos humanos y a periodistas”.
“El gobierno mexicano tiene que hacer todo su esfuerzo para acabar con estos abusos, porque ser migrante no es un delito, el estado tiene la obligación de proteger sus derechos y no dedicarse nada más a culpar a la delincuencia de los atropellos que se cometen en contra de los indocumentados”, enfatizó.
A Shett le acompañan en la misión de alto nivel el director Ejecutivo de Amnistía Internacional en Estados Unidos, Steven Hawkins y la directora regional de Programas para las Américas, Erika Guevara Rosas y el director Ejecutivo en México, Perseo Quiroz.