Reconoce comisionado de Salud que el crimen evitaba la llegada de médicos a lugares que se requerían en Michoacán



Por Ruth Rodríguez Pérez
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Gabriel O´Shea Cuevas, comisionado Nacional de Protección Social en Salud, designado por el Gobierno Federal como enlace para Michoacán, reconoce que después del tema de seguridad, para los michoacanos la atención a la salud es el reclamo más importante de la población.
Si bien en un tiempo, “al parecer los sicarios no permitían el paso de médicos en algún momento” y hasta una unidad médica, equipada como consultorio rodante, se robaron, el funcionario asegura que los médicos no tienen temor por el clima de violencia que se vive en la Entidad.
Lo que les falta, afirma, derivado de las pláticas que ha tenido con ellos, son estímulos para el desempeño de su trabajo.
Un diagnóstico que realizó el área a su cargo, concluye que en materia de salud lo que a Michoacán le urge es renovación de la infraestructura médica, abasto de medicamentos, insumos y más personal de salud.
En particular –reconoce--, debido a que en esta Entidad se registraron descuidos, a lo largo de muchos años, en materia de salud, por la situación de violencia que se vivía.
“Necesitamos reforzar el primer nivel de atención”, ya que los 107 centros de Salud que están en los 30 municipios que conforman la zona de Tierra Caliente en Michoacán, tienen una antigüedad que va de los 20 a los 30 años, y carecen de equipos y medicamentos.
“Estos sitios están muy dañados porque no han tenido inversión desde hace tiempo”, reveló.
O´Shea Cuevas anunció que habrá un presupuesto aproximado de mil 560 millones para alcanzar cinco compromisos acordados en salud para esta Entidad.
Por ello, adelantó, se reactivará la obra para la construcción del Hospital de Apatzingán, con una capacidad de 60 camas, con un costo de 186 millones, lo que vendrá a solucionar la salud de la región, en la que aproximadamente se beneficiará a 250 mil personas; y de igual forma se destinarán tres mil 7 millones de pesos (por los dos millones 392 mil afiliados al Seguro Popular en Michoacán).
El funcionario advirtió que se asegurará que este dinero sea usado para temas de salud en Michoacán. “Estaremos muy cercanos a la gente del Estado, al secretario de Salud de la Entidad”, señaló.
Dejó en claro que su presencia en Michoacán no es para definir o imponer la política de salud en el Estado. “Sólo estamos como coadyuvantes, ayudarles a partir de la experiencia que se adquirió, en mi caso, en el Estado de México cuando fui secretario de Salud”, por lo que reiteró que sólo darán recomendaciones.
O´Shea se fijó un plazo: en los próximos seis meses, Michoacán contará con más médicos, que serán contratados de la misma zona, para los fines de semana y turnos vespertinos que es donde hay ausencias; también se llevarán unidades móviles a zonas alejadas de los municipios.
Su primera tarea fue hacer un diagnóstico de la situación de Michoacán en materia de salud, y lo que urge ahorita es comenzar a rehabilitar los 107 centros ubicados en 30 municipios, y equiparlos, admitió.
Respecto a los mil 560 millones de pesos de inversión, destacó que estos recursos –agregó--, se destinarán para concluir el Hospital Infantil de Morelia, que tiene un avance de 72%; el Hospital General de Morelia, que registra 15% de avance; además de la creación de una Unidad de Hemodiálisis en Ciudad Hidalgo y la rehabilitación del Hospital de Zitácuaro.
En su diagnóstico, el responsable del Seguro Popular dijo que los michoacanos de lo que más se enferman es de infecciones respiratorias, intestinales, hipertensión y diabetes. Mientras la mortalidad se registra en enfermedades del corazón, diabetes, tumores malignos y accidentes.