Por Saúl Hernández

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- La lucha contra el crimen organizado ha permitido a las fuerzas castrenses gozar de una mejor remuneración, pero a la vez enfrentar mayores riesgos.

El salario del soldado raso, el elemento de menor rango dentro del Ejército Mexicano, pasó de 4 mil 474 pesos en 2006 a 10 mil 16 pesos en 2013. Es decir, que en siete años su remuneración creció 124%. Descontado el efecto inflacionario, el crecimiento salarial real fue de 80 por ciento.

En el mismo periodo también crecieron los sueldos de los cabos (73%), los sargentos segundos (63%) y los sargentos primeros (60%), rangos que siguen al soldado en la jerarquía castrense.

Pero no todo ha sido favorable para las Fuerzas Armadas. Y es que en el marco del combate al crimen organizado sus miembros han estado expuestos a mayores peligros. Desde que inició esta campaña han perdido la vida más de 400 efectivos militares.

Cifras de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) indican que en el primer año de Gobierno del Presidente Enrique Peña fallecieron 46 militares, los cuales se suman a las 357 bajas ocurridas durante el sexenio de Felipe Calderón. En total, 403 efectivos caídos en el cumplimiento de su deber.

El 60% de los decesos se concentró en cinco estados con fuerte presencia del narcotráfico. Tamaulipas encabeza la lista con 96 militares muertos. Le siguen Sinaloa (47), Michoacán (45), Guerrero (34) y Nuevo León (32).

Con excepción de los generales, todos los rangos militares han sufrido al menos una baja en la lucha contra el crimen organizado.

Del total de muertos, 179 eran soldados, 101 cabos, 54 sargentos, 12 subtenientes, 34 tenientes, 13 capitanes, dos mayores, cuatro tenientes coronel y tres coroneles. También se registró el deceso de un cadete.





- Las muertes

Contrario a lo que se pudiera imaginar, no todos los efectivos han fallecido a causa de una agresión con arma de fuego. Han ocurrido muertes por ahogamiento, accidentes aéreos y automovilísticos, descargas eléctricas e incluso golpes de calor o deshidratación.

Entre diciembre de 2006 y noviembre de 2013, un total de 198 militares fueron ultimados con armas de fuego. Esto representa casi la mitad de los decesos registrados.

Los accidentes automovilísticos y aéreos se colocaron como la segunda y tercera causas de muerte de militares en campaña contra el narcotráfico, con 92 y 45 defunciones, respectivamente.

En estos siete años se registraron 31 ejecuciones, principalmente en los municipios de Monterrey (Nuevo León), Chilpancingo (Guerrero), Zamora (Michoacán), Mazatlán (Sinaloa) y Abasolo (Tamaulipas).

Existen otras muertes menos comunes. Por ejemplo, 13 militares perecieron ahogados principalmente en regiones de Sinaloa, Sonora y Durango. También hay cuatro casos de fallecimientos por descargas eléctricas y siete decesos más por “accidentes con armas de fuego”.



- Días luctuosos

El 18 de abril de 2008 se dio a conocer la muerte de 11 elementos del Ejército, y otro herido de gravedad que luego perdió la vida, al desplomarse el helicóptero en que viajaban aproximadamente a nueve kilómetros de Uruapan, Michoacán.

Este día aparece en los registros de la SEDENA como el más mortífero para el Ejército desde que inició la campaña del Gobierno Federal en contra del crimen organizado.

A finales del mismo año, el 20 de diciembre, se dio el hallazgo de 11 militares decapitados en Chilpancingo, según registros de la SEDENA.

Otro percance aéreo ocurrió el 19 de junio de 2010 y cobró la vida de 11 militares en Badiraguato, Sinaloa.

El 3 de agosto de 2013 también fue una de las fechas más letales para el Ejército Mexicano, y la más mortal en lo que va del Gobierno del Presidente Peña. Ese día fueron ultimados en un enfrentamiento con hombres armados tres soldados, un sargento y un capitán, en Reynosa.

En este contexto de riesgo, la paga del soldado ya no parece ser tan atractiva. Y es que mientras que en 2007 fueron reclutados para el Ejército 29 mil 201 nuevos miembros (3 mil más de los que se dieron de baja ese año), en 2011 sólo ingresaron 12 mil 132 elementos (sólo 878 más de los que causaron baja en el mismo periodo).