Banner

Para las mujeres es importante sentarse siempre con las piernas cruzadas, o de lo contrario -no está de más decirlo-, con las rodillas juntas.

EL UNIVERSAL
MÉXICO, D.F.- La comunicación corporal no es tema específico de reclutadores, todos, quizá sin saberlo, calificamos a las personas por aquello que nos dicen sin hablar, por una simple postura o movimiento.
En la mesa, durante nuestra estancia en la oficina, en una junta e incluso en una reunión con amigos, la convivencia con las sillas es ineludible, y lo que pocos saben o usan a su favor, es la forma correcta en la que deben hacerlo.
Álvaro Gordoa, rector del Colegio de Imagen Pública, asegura que tu relación con un asiento dice mucho de ti. Permanecer sentado frente a otro es el primer reto, ya que además de tener una posición erguida, es importante que la mirada esté en una línea paralela al piso, ya que si miras hacia abajo estarás demostrando sumisión, timidez y cansancio; mientras que si volteas al techo, mostrarás tu poco interés y concentración en el tema que se está tocando o la persona que te acompaña.
En su clase digital pide: "siempre siéntate en el borde de las sillas". El punto no es permanecer como en una cuerda floja, pero sí medir el ángulo entre la espalda y el respaldo de la silla, de manera que al recargarnos no quedemos acostados, porque hablaríamos de desinterés. Se trata de relajarse y mostrar un poco la posición hacia al frente para decir que estamos involucrados en lo que se dice.
¿Y LOS BRAZOS?
Si estás tomando apuntes es clara la posición, pero si estás en una charla de trabajo deberás cuidar el lugar de tus manos. "Si la mesa está enfrente los brazos van sobre ella, una mano sobre otra. Si ponemos los brazos bajo la mesa comunicamos poca actividad o que estamos ocupando algo", dice el experto.
Si no tenemos mesa frente a nosotros, la postura correcta es de las manos sobre las rodillas, en el caso de los hombres; en el caso de las mujeres se pone rodilla sobre rodilla y mano sobre mano.
UN CRUZADITO
Ser un muñeco sin movimiento no funciona, pero según Gordoa, cruzar las piernas también tiene su gracia. Si tu tobillo se coloca sobre la rodilla de la otra pierna, entonces se demuestra desfachatez y falta de respeto. "La persona que se sienta a un lado puede ver la suela del zapato y si no usas los calcetines correctos, encima verá parte de tu pierna y eso es desagradable". ¡Ojo!
¿Y CON TRAJE?
Gordoa hace énfasis en una reunión formal donde llevas traje, lo ideal, dice, es que si se trata de un ambiente social o relajado puedas abrir los botones, pero si es algo formal, donde incluso posarás para alguna cámara, debe ir totalmente cerrado.
Para sentarse con el saco, recomienda jalar la parte de atrás y sentarse sobre él, de tal forma que se disminuyan las arrugas, los brazos queden un tanto sujetos y no se lleven a otros sitios.
Otro reto es qué hacer si en lugar de sillas se disponen sillones, ya que estos hacen el efecto de envolver el cuerpo. Su tip es: ¡no recargues la espalda en ellos!. Si es una cita formal, siéntate en el borde y mantén tu posición erguida.
Para las mujeres es importante sentarse siempre con las piernas cruzadas, o de lo contrario -no está de más decirlo-, con las rodillas juntas.
A estos consejos, el sitio protocolo.org agrega otros igual de importantes:
::::: Cuando te sientes en una mesa, lo primero que debes hacer es mover la silla, sin arrastrarla, para colocar una posición que nos permita entrar.
::::: Si tu compañera de mesa será una mujer, entonces será un detalle que le ayudes a mover su silla y la invites a ser la primera en sentarse.
::::: En la mesa, las piernas nunca se cruzan, ni hombres ni mujeres deben hacerlo.