Banner

Contabilizan organismos civiles 3 mil 671 víctimas en lo que va del sexenio de Peña

Por Diana Baptista
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Un repunte de los secuestros en lo que va del año, pero también de la violencia contra las víctimas, advirtió ayer la organización civil Alto al Secuestro.
Tan sólo en enero, reportó, se registraron 588 plagios en México, de los cuales 208 ocurrieron en el estado de Guerrero.
En lo que va de administración de Enrique Peña Nieto, la organización registra 3 mil 671 víctimas de secuestro.
Del total de personas plagiadas, alertó la presidenta de Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, 20 por ciento fueron asesinadas, mientras que otros sufrieron mutilaciones.
A tres semanas de haberse constituido la Comisión Nacional Antisecuestro, cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) también indican que el delito mantiene los niveles de 2013, año con el mayor número de denuncias.
El SESNSP informó que, en enero, hubo 132 denuncias ante procuradurías locales; dicha cifra sigue en la tendencia del año pasado, cuando se registraron entre 116 y 156 denuncias mensuales.
Según el informe “Estado actual del delito de secuestro”, presentado ayer por Alto al Secuestro, 69.12 de los secuestrados fueron asalariados, comerciantes, estudiantes o profesionistas.
Sin embargo, también fueron víctimas las amas de casa, choferes, campesinos, empresarios, ganaderos, menores de edad, obreros, jubilados y servidores públicos, incluyendo policías.
El perfil de las víctimas indica que 71 por ciento fueron hombres, la mayoría en un rango de edad de 21 a 40 años.
En el marco de la primera reunión del Comité Técnico de Evaluación de la Estrategia Nacional Antisecuestro, la organización civil añadió que, el año pasado, 61.4 por ciento de los secuestros se concentró en el Estado de México, Guerrero, Tamaulipas y el DF.
Miranda de Wallace criticó que los estados con mayor número de casos no cuenten con Unidades Especializadas en el Combate al Secuestro (UECS) que funcionen con el personal, tecnología y recursos apropiados.
El Estado de México, que tuvo un total de 664 casos el año pasado, tiene una unidad con pobre equipamiento, ejemplificó; Morelos, con 301 casos en un año, cuenta con personal capacitado, pero con pocos recursos y una unidad pequeña.
En Tamaulipas, que registró 267 casos de secuestro, es prácticamente inexistente, y su conformación se hará hasta dentro de seis meses, agregó.
“La corrupción, la falta de preparación y de compromiso ha permitido que el tema avance... no tenemos protocolos ni lineamientos en las policías ni en los ministerios públicos”, acusó.